Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » .resaltado » Curas que no curan: Anuncian un nuevo seminario para “restaurar” la homosexualidad

Curas que no curan: Anuncian un nuevo seminario para “restaurar” la homosexualidad

Por Liliana Viola y  Dolores Curia – (SOY)

Curas que matan: la homofobia religiosa

Se realizó en Paraná el tan anunciado seminario que propone “restaurar” a las personas homosexuales y también a las que se masturban o miran pornografía. Cómo operan, qué ganancias obtienen, a quiénes les hablan y por qué siguen circulando por estas tierras estas profetas franquicias de iglesias americanas.

A pesar de los esfuerzos de los curas sanadores, el Suplemento SOY de Pagina 12, que presenció completo el Seminario de Restauración para Quebrantados Sexuales, sigue como fuera en un principio: orgullosx y diversx. Aquí, una crónica paso a paso de lo que se dice, se promete y se sufre en este tipo de proyectos restauradores que, además de jugar con el dolor de la gente, prometer lo imposible y someter a jóvenes y familias enteras a experimentar el fracaso, atrasan siglos.

El eminario realizado en Parana fue gratuito, modificado a ultimo momento por los organizadores, ¿Qué pasó con los cien pesos de la entrada per cápita? A pesar de estos palos en la rueda, los curas restauradores no pierden la ocasión para promocionar su próximo encuentro: un camping reconstructivo que será en septiembre en Santa Fe para el que –esta vez sí– se pide una contribución de unos 850 pesos per cápita.

Paso a paso

Un médico americano llamado Samuel A. Cartwrigth anunciaba en el filo del siglo XIX el descubrimiento de una nueva enfermedad, la “huidomanía”, y aseguraba que el mal, identificable en esclavos que terminaban fugándose de las fincas de sus amos, tenía tratamiento. Con una adecuada prevención, la huida de tantos negros podría erradicarse por completo, decía y cumplía. Lo que hoy sería tomado como una aberración racista y hasta un ingenuo método para perpetuar la privación de libertad, entonces fue aplicado y respetado por su valor científico. No hace tanto, hasta la década del setenta, la homosexualidad era considerada una enfermedad mental, según la Asociación Psiquiátrica Americana. Quien pretendiera curarla hoy debería vérselas con la Ley de Salud Mental, que establece que no se puede diagnosticar, tratar, ni curar lo que no es una enfermedad. Aun así, aunque la sociedad ha ido cambiando su perspectiva respecto de qué es defecto y qué es diversidad o a qué se le llama derechos humanos, y aunque haya leyes que respalden estos puntos de vista, se llevó a cabo en

Paraná —y con bastante éxito de público (más de doscientos fieles)— un seminario con charlas magistrales y talleres varios que prometió “restaurar” a quienes sufren “quebrantos sexuales” impartido por los miembros de una familia de “ministros” integrada por un “ex gay” casado con una mujer sin quebrantos a quien se le atribuye gran parte de la salvación, hermana a su vez de una “ex lesbiana” también ahora en el buen camino. El Ministro de Restauración, Mauricio Montión, resumía esta amalgama de ciencia, religión, liturgia y mensaje amoroso con un discurso que no por casualidad cambia curar por restaurar, enfermedad por lejos de Cristo, homosexualidad por salirse del camino y el asco y la reprobación que ésta provoca en todo un sector de la población por un mensaje paternalista y comprensivo que confía en el esfuerzo y el deseo de salirse del error. “A mí el Señor me ayudó a cortar con la pornografía y la masturbación, yo tuve que cerrarle las puertas a ese costado monstruoso de mí mismo y yo creo que muchos de ustedes este fin de semana van a tomar esa decisión y, si no tiene que ser este fin de semana, será el día que sea, pero el Señor nos llama a tomar decisiones. ¿Para qué? Para que él pueda ofrecernos un verdadero banquete, porque eso que estábamos comiendo hasta ahora era pura chatarra, hasta que el Señor viene y te dice ‘Yo tengo un verdadero banquete para vos, vas a saber lo que es la comida de verdad’. Es el banquete de las relaciones verdaderas. Por eso yo me involucré en una iglesia como ésta y estaba ahí Daniela, dentro de un grupo de jóvenes”, mientras Daniela, su esposa agregaba: “No damos un curso con pasos y recetas, como dicen por ahí. A medida que invocamos la presencia de Dios, su amor y su fortaleza, él va a ir trabajando en cada uno de nosotros y todavía vamos a seguir escuchando qué nos falta. Dios te respeta y espera hasta que estés listo. Siempre digo que Dios es un caballero”.

La sensación al escuchar los argumentos entre los que se luce la presunción de que la homosexualidad deriva de una mala educación, el abandono de un padre o el abuso sexual, que quien vive con HIV es un “sidótico”, que Dios es capaz de matar en un accidente a una novia lesbiana para que la otra reaccione, y sobre todo que es nocivo desear a alguien del mismo sexo, es la de estar frente a aquellas caravanas de timadores, también del siglo XIX, que iban de pueblo en pueblo ofreciendo tónicos milagrosos para solucionar lo insoluble. Pero es verdad, aquí, aunque corren buenas sumas de dinero (pensemos que el arancel estaba pautado en 100 pesos por persona y multiplicando por 200 daba un total de 20 mil) no hay venta directa ni se pronuncia la palabra milagro. Rectifiquemos. La caravana restauradora habla igual que lo haría un vendedor de escaleras siderales si desconociendo completamente lo que alguna vez y hace siglos dijo Galileo Galilei acerca de la Tierra ofreciera un método para bajar por la parte donde la superficie terrestre se corta abruptamente. Los argumentos de los ministros en cuestión dan más risa que ira, atrasan no décadas sino siglos. Sin embargo, nadie en el grupo de fieles opone resistencia, ni levanta la mano para hacer una objeción. Mientras nadie se molestaría en denunciar ni prohibir al vendedor de escaleras para bajarse del mundo, ya que no habría embaucados posibles —la educación, a fuerza de globos terráqueos y otras sutilezas no da lugar al quebranto sobre la redondez—, queda claro y urgente que todavía hay mucho que divulgar acerca de la diversidad, la sexual y otras. A falta de discursos públicos, textos escolares y el boca a boca, grandes zonas de la población se ahogan en el dolor de sentirse en falta mientras otras van reclutando sucursales y ministros que no por poca plata y hasta reconocimiento “profesional y espiritual” comercializan amor y escaleras para bajarse de uno mismo.

La cronología completa del informe sobre el seminario aquí.

Tu comentario

commentario(s)




Etiquetas:

Leave a Comment