Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » .resaltado » La vida es un candombe

La vida es un candombe

Por Facundo R. Soto – (SentidoG.com)

Cachafaz de Copi

Como si fuese un candombe, la puesta en escena de Tatiana Santana en el Teatro del Sur, sobre la pieza de Copi, y como era de esperar, es una meresunda de estilos. Eclécticos si, pero con un toque de distinción y una estructura sólida, aborda la tristeza del conventillo con humor, poniéndole tensión al corte de la butifarra con un cuchillo o a una siesta no esperada.

La obra transcurre entre distintos ritmos, por momentos se transforma en una original comedia musical, en otros en un tango (la vida, por momentos, es un tango), pasando por el trágico final de liberación; siendo éste el eje de la obra, desde su comienzo.

Los personajes hablan en verso, estilo sainete, pero se trata de un sainete de gauchos-machos gays, porque para ser “la mujer del Cachafaz hay que tener huevos”, y no cabe duda que “La Raulito (Claudio Pazos) los tiene; los distintos estilos, que van desde la tragedia hasta la comedia musical, pasando por el humor y el policial negro, son acompañados por un exquisito trío musical (Joe Maiante en guitarra, Pablo Martinez en percusión y Eugenio Sánchez en clarinete).

Ambientada entre cuchillos, butifarras, putas, malevos y policías que buscan “el delito” (El Cachafaz es vago, ladrón y raro por cogerse a otro varón-mujer), intentan reprimirlos, pero “El Cachafaz” y su eternx compañerx “La Raulito” se vengarán, juntos y acompañados con el apoyo de los arrabaleros que entienden de diferencias y variedades, aún sin compartir el mismo deseo sexual (ellos gozan con las putas), pero entienden a esta pareja outsider. No son menores las metáforas y los juegos interpretativos que nos invitan a pensar en el célebre axioma freudiano de “matar la ley- matar al padre” para encontrarse con su deseo, aunque se pague con la muerte, como es el caso de Antígona, en la tragedia griega, que nunca renunció a su deseo.

Cachafaz

La actuación de “La Raulito” (Claudio Pazos)  y el eclecticismo posmoderno connotan reminiscencias a las obras del Parakultural, y en especial  Alejandro Urdapilleta. La energía, siempre arriba de los actores, es un rasgo característico de la puesta, donde no pasan desapercibidas las mujeres, que “El cachafaz” y “La Raulito” al principio odian, porque no los aceptan, y luego se transforman en ánimas que los acompañarán hasta el sueño eterno.

A sala llena y aplausos rabiosos, Cachafaz no sólo hace pasar un buen momento a los espectadores, sino que muestra una relación particular (gay) en un contexto no habitual, con un lenguaje acorde, multiplicando los sentidos y diversificando. Aportando a la diversidad en el sentido pleno de la palabra. Putos, gays hubo siempre y en todas partes, lo interesante es poder vernos en otro contexto, sociocultural y político, donde pasaba lo mismo que ahora, pero de otra manera. Por suerte está la butifarra para contarlo y el candombe para alegrar lo que, en algún momento, también fue triste.

Cachafaz de Copi
Teatro del Sur – Venezuela 2255, Buenos Aires.
Sábados 22 y 23.30 hs.
Nueva function: Domingos

Este espectáculo formó parte del evento: Feria Funámbulos 2002
Este espectáculo formó parte del evento: IV Festival Internacional de Buenos Aires

Tu comentario

commentario(s)




Etiquetas:

Leave a Comment