Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » .resaltado » Ma. Victoria Arias: la profe heterodisidente.

Ma. Victoria Arias: la profe heterodisidente.

Por Lucas Gutierrez – (SentidoG.com)

Ma. Victoria Arias

María Victoria Arias es Profesora de Lengua, Literatura y Latín. Enseña y aprende en primarias, secundarias y en donde yo la conocí: el Bachillerato Popular Travesti “Mocha Celis” La primera clase a la que asistí fue a la de que podríamos llamar “de aguante”, esas que se dan en la calle frente a entes gubernamentales pidiendo que se lo reconozca al Bachi. Lo primero que aprendí de ella fue esa cuestión de deconstruir el rol del educando como algo rígido y que solo baja datos. Enseña porque aprende.

El sol es un simulacro tibio en el mediodía de Chacarita, a medida que subo (por escalera) los cinco pisos de la mutual donde se dan las clases, el sol solo se limita a ser algo de luz. El Bachi empieza su lunes con fiaca y alegría, ya  algunxs alumnxs andan y Miguel Nicolini me da un recorrido, su voz surfea una tonada que todavía no saco. Vemos los libros que les donaron y los que les dio el ministerio, me interno en el aula y veo que al lado del pizarrón la pava electrica se planta con tamaña importancia. El pasillo suena una voz aguda que es como el trailer de la peli que se viene: Victoria.

Me cuenta del secundario de donde viene de dar clases, cuenta de las primarias donde de charlas de educación sexual, todo esto sin parar de mover y buscar y sacar y seguir buscando los trabajos de les alumnes que quiere mostrarme (Nicolini escolta la búsqueda) y de repente una caja y una carpeta en mi gran nariz: un cadáver exquisito.
El jueves el Bachi abre sus puertas en una muestra y en ella, además de charlas y música colgaran estos cuerpos, pienso inmediatamente en la canción “strange fruit” que habla de los cuerpos de los esclavos que asesinados pendían de los árboles despidiendo cada uno su fragancia particular, me gusta pensar que los cadavers que colgaran el jueves son estigmas y pasados qu mueren cuando cada alumne lo puede sacar de adentro suyo, plasmarlo en un dibujo, un poema, unas letras… y que ahí se va quedar para que su autor/a/x/@/e pueda seguir mutando y contruyendose. Si. Eso enseña Victoria, más que enseñar, eso comparte, invita y acompaña Victoria.

Y el aula se va poblando y ¿con qué se encuentran? con un caradura como soy yo que se apropió de la tiza y habla de religión y origen de las palabras, y Victoria me presta un rato su lugar para que yo comprenda que desde ese lado se aprende mucho más que desde los asientos. Dios entra en polemica y María Magdalena es exhonerada, nos confesamos un poco ante la autoridad que si redime, el par, y armamos entre todos el conocimiento, claro… Bachillerato Popular. Y acá lo travestí es un plus, porque el bachi está abierto a todo público, incluso a simulacros de periodista como yo. Me despido rápido con un nudito en la garganta porque querría quedarme y cuando paso Nicolini anda preparando el almuerzo que todes compartirán. Chacarita me espera de nuevo con su locura de lunes y su sol inútil, me chupa, yo tengo solcito propio por lo aprendido: enseñar es aprender.

Mi grabador sigue durmiendo en la mochila. Decido mandarle un mail a Victoria y dejarla a ella jugando con su chiche favorito: las palabras.

Maria Victoria Arias

• ¿Cuál es la tarea de un educador?
Mostrar que hay caminos posibles, que no hay un destino prefijado. Para poder verlos hay que disponer de ciertas lentes que se adquieren con el ejercicio de la lectura, el debate, el pensamiento crítico.  Conocer el mundo es descubrir los maravillosos enigmas que se encierran en todas las cosas. Educar es transmitir el éxtasis que significa  des-velar eso que está cifrado en cada elemento, las aves, las mareas, el amanecer, el tiempo, la caída de una piedra. Todo huye, todo es fugaz y a la vez permanece. Hay poesía en cada cosa: paradojas, metáforas, repeticiones, antítesis. El educador debe ayudar a despertar del sueño que imbeciliza, despertar es ver la magia increíble de cada minuto.

• ¿Qué aprendés cuando enseñas?
Aprendo a tener paciencia, a soportar mis ansiedades, a abrir cada vez más mi espectro de conocimiento. Porque el aula es para mi un ejercicio constante, un desafío que jamás termina, un claroscuro desgarrador y para el cual hay que tener un gran temple, una persona poco plantada en sí misma se desmorona frente a la impertinencia del otrx, entonces se construye una coraza, se hace autómata, muere en vida, repite siempre lo mismo, porque se cansa, se asusta, y ahí perdió la esencia del educador. Llevo siempre al aula una actitud doble de humildad y de asimetría. Para aprender siempre necesito esa humildad, reconocer que me falta muchísimo para saber. Pero también sé que el estudiante necesita de mí no en un plano de igualdad, como si fuéramos compañerxs, yo tengo que estar ahí como lugar de referencia y confianza. No confío en quien educa diciendo “somos iguales”, porque, especialmente si se trata de niños y adolescentes, esa persona no va a poder crear el marco de seguridad que necesitan para aprender y para que sus derechos sean garantizados.

• ¿Qué es la ignorancia?
Es creer que se sabe todo, es una actitud que me desespera, es como morir, no entiendo cómo puede vivir alguien ignorante, se acerca a la idiotez, es peligroso
Por supuesto hablo de la ignorancia como actitud vital, no como estado  necesario previo al saber.

• ¿Qué es la heterodisidencia?
Se parte de reconocer los deseos propios, saber que si entrás en la categoría “mujer” te sentís atraída por la categoría “varón” y viceversa. Luego de ese primer paso, de saberse heterosexual, un heterodisidente mira alrededor y no ve y juzga el mundo desde la heteronorma, es más, lucha para fracturarla, para dinamitar sus bases. Primero hay que reconocerla, dilucidarla en los propios actos y pensamientos. Yo trabajo constantemente con mis propios mandatos, filtrando cuáles son impuestos y cuáles realmente quiero. A veces lamento ser heterosexual, porque mi mundo afectivo está más limitado, pero esto no se elige, se es. Ser heterodisidente es una bandera para mí, y a veces me ocurre que levanta sospechas en el mundo homosexual y también en el heterosexual, para ambos soy rara, una madre de familia entre gays, lesbianas y trans, tratando de aprender y luchando en la escuela pública para el reconocimiento de la diversidad sexual o de la disidencia como diría mi amiga Valeria Flores.

• Te han tratado de cisexual, ¿que opinas de eso?
Sí, me lo han dicho con un tono despectivo,  me pareció un triste reflejo de una sociedad heteronormativizada, como una revancha. Creo que hay una cis-fobia en algunxs activistas, en algunxs que se atribuyen la voz trans. Comprendo el término “cis”, pero no me gusta la connotación que le dan, es prejuicioso.

• ¿Como encajás en el mundo Trans?
Me siento totalmente a gusto, creo que tiene que ver con una admiración que tengo por las personas trans, porque hay que ser realmente valiente para atreverse a vivir eso tan intenso que se siente y que va absolutamente en contra de toda norma social. Es una rebeldía corporal, una patada en el culo al pacaterismo y a la mediocridad de los imbéciles que  se empeñan en querer meter a la gente en clasificaciones cuadradas. Esto por ahí sigue respondiendo un poco a mi molestia con lo de ser “cis”, yo no sé exactamente qué soy, por suerte voy mutando bastante en la vida y me lo permito. Creo que tengo la mente más abierta y menos prejuiciosa que mucha gente no heterosexual que voy conociendo. Hay que tener cuidado también de no caer en la “heterofobia” que también he sentido, hasta que me conocen de verdad y se relajan. El mundo trans interpela a mi propia rebeldía y mis ambigüedades en cuanto a los mandatos de género, me han criado con una mezcla de presiones ya que mis padres esperaban un varón, y me enseñaron a trabajar en el taller como tal, pero también me educaron para hacer cosas de “mujer”, así que mi mente puede transgredir con facilidad las líneas divisorias de los géneros, creo que por eso entiendo tanto el choque de mandatos en la cabeza de las mujeres trans, lo he hablado con ellas y nos entendemos perfectamente.

• Tenes tres hijos, ¿como se educan entre ustedes cuatro?
Para mis hijxs es totalmente natural que la mamá esté entre travestis, lesbianas, gays, trans. Es sólo un aspecto más de la gran apertura cultural en la que nos formamos. Así como han venido a marchas el 24 de marzo desde chicxs conmigo y con el papá, esto no les parece demasiado distinto.
Elegí una vida familiar bastante tradicional en apariencia, pero sumamente explosiva en cuanto a lo ideológico. Estoy recientemente separada, pero hasta ahora hemos luchado en familia para deconstruir, con bastante suerte, las presiones sociales para encajar en moldes de lo que es ser hombre o mujer. Mis hijas son muy libres, tienen dolores en la vida como cualquiera, pero esa es nuestra mayor fortaleza, la rebeldía que nos proponemos sostener, aun peleándonos a veces entre nosotras. Mi hijo, que tiene 9 años, es un bello ejemplo de un varón no violento, que está logrando sostener y defender su personalidad pacífica y de intereses más culturales que la mayoría de los nenes de su edad. Prefiere leer libros, historietas,  ver una película, dibujar y pintar, antes que engancharse en juegos violentos y como en mi casa la homofobia no existe, nadie le dice “andá a hacer cosas de nenes”.

• ¿Qué conocimientos te gusta compartir como profe de Literatura?
Me encanta despertar el placer por la palabra, como elemento de fuga, de escape de la mediocridad cotidiana que aplasta. La poesía salva al mundo de la imbecilidad  y la posibilidad de escribir nos posiciona en la maraña de discursos que diseña cuerpos y formas de ser. Si alguien lo ha construido así al mundo, injusto, entonces podemos pararnos esgrimiendo palabras, textos, belleza, metáforas, símbolos.
Me emociona mucho cuando algún estudiante me dice “Ah, entonces yo también puedo ser poeta” o como me dijo el otro día un adolescente de 16 años luego de un taller de poesía surrealista “No sabía que se podía escribir tanto en un papel” claro, había podido expulsar de sí lo que le hacía mal, lo ordenó ahí, con su birome y así dolió un poco menos.

• Contanos qué es:http://www.cuidarnosesquerernos.blogspot.com.ar/
Hace unos años realicé una capacitación del Cepa (donde hacemos cursos de actualización la mayoría de lxs docentes de Capital) sobre Educación sexual. Yo ya venia trabajando la temática, pero la ley y luego pasar por el proceso del curso, hicieron en mi una explosión, me quedó una necesidad en la piel de luchar porque esto sea realidad en las escuelas, que aun hoy me impulsa a esforzarme y no darme por vencida
En esa época (2007) empecé a “molestar” en una escuela que trabajaba (Liceo 11 de Villa Urquiza) hasta que tuve un proyecto, formé un equipo y diseñé ese blog, como parte de la estrategia para incentivar a mis compañeros. Ese blog tuvo mucha difusión y  despertó el interés de varios investigadorxs que vinieron a mi aula a ver cómo implementaba la ley desde Literatura. Luego abrí más blogs, estoy siempre actualizándolo, ya que es una herramienta de trabajo para hacer talleres, para lxs chicxs de primaria y secundaria uso más http://saberesmiderecho.blogspot.com.ar/

Hace tres años capacito docentes de todos los niveles, me hace muy feliz eso y el blog es un elemento maravillosos de difusión y actualización, desde ahí sigo enseñando.

• Una anécdota:
Recuerdo cuando iba a bailar a Bunker, a los 18 años, en los 80,  que me sentía libre, siempre lo cuento, ahí me preguntaban ¿sos gay?, yo decía que no, y no me molestaban, me divertía muchísimo en ese mundo colorido, explosivo, iba con algunos amigos que sí eran gays, una noche un varón bisexual nos ofreció un trío a mi amigo y a mí, yo dije que no, pero me quedé siempre pensando “qué interesante, hay otras formas de vivir” esa ha sido mi actitud siempre, creo que esa anécdota define mi postura de  admiración y compresión de las disidencias.

• Un miedo:
A que me venza el entorno oscuro y mediocre que abunda en la sociedad, a perder las ganas, no sé si es miedo porque no creo que pase, pero sí algo que de pensarlo me disgusta.

• Una alegría:
Ver crecer a mis hijxs en caminos de profundas complejidades, no son sencillxs ni conformistas y eso me alegra mucho.

• Un secreto:
No tengo secretos, tengo momentos de mi vida oscuros que no quiero recordar, salen a través de mi poesía.

Ando terminando esta nota y le reviso el Facebook a la profe y encuentro la mejor manera para terminar de compartirles a esta persona hermosa:

Citas favoritas
“Yo estoy al derecho, dado vuelta estarás vos” Sumo

“Si pegarse un tiro estuviera de moda, terminaríamos con todos los idiotas” Luca Prodan

“Puto dinero, la sociedad de consumo me ha convertido en su servidor” Ska P

“Cuando la noche es más oscura se viene el día en tu corazón”
Juguetes perdidos- Patricio Rey y sus redonditos de ricota

Tu comentario

commentario(s)




Etiquetas:

Leave a Comment