Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » .resaltado » El Parlamento australiano rechaza el matrimonio igualitario

El Parlamento australiano rechaza el matrimonio igualitario

Sydney – (Dos Manzanas)

Rechazo al matrimonio gay

La Cámara de Representantes de Australia ha dicho no al matrimonio entre personas del mismo sexo: el mantenimiento de una férrea disciplina de voto entre los liberal-conservadores y la división de los laboristas ha dado al traste con la esperanza de que los ciudadanos homosexuales y bisexuales de ese país vieran reconocida su plena igualdad jurídica en el acceso al matrimonio. La lucha se desplaza ahora al nivel de los estados y territorios federados, a los que ya nada impide aprobar por su cuenta leyes propias. Tasmania podría ser el primero.

El debate en torno al matrimonio igualitario en Australia, que en dosmanzanas hemos seguido con un gran interés, ha estado marcado fundamentalmente por la división del gobernante Partido Laborista. El momento clave fue su último congreso nacional, celebrado a finales de 2011, cuando el partido decidía incorporar a su ideario la defensa del matrimonio entre personas del mismo sexo pero al mismo tiempo convertía dicho ideario en papel mojado al aceptar la propuesta de la primera ministra Julia Gillard (radicalmente opuesta a la idea) de dar libertad de voto a sus legisladores. Una renuncia que ha aprovechado el sector más derechista de los laboristas para maniobrar activamente en contra. La libertad de voto de la que han gozado los laboristas en este tema, por cierto, les ha sido negada a los suyos el líder liberal-conservador, Tony Abbott, pese a que no faltaron los que la reclamaron entre sus filas.

Finalmente una de las varias propuestas de matrimonio igualitario que habían sido presentadas ha sido ya votada en la Cámara de Representantes, siendo derrotada por 98 votos a 42. Al mismo tiempo era debatida otra de las propuestas en el Senado, de la cual también se espera su derrota. A día de hoy, todo apunta a que será imposible la aprobación del matrimonio igualitario a nivel federal, al menos en lo que resta de legislatura.

Pero la igualdad tarde o temprano se abre camino. Es por ello que ahora, negada la vía federal, el campo de batalla de los defensores del matrimonio entre personas del mismo sexo se traslada inmediatamente a los estados y territorios de Australia, pese a que hasta ahora había sido el ámbito federal el que había legislado sobre la materia. Sin embargo, parece que nada impide a los estados aprobar leyes de matrimonio que concedan a las parejas casadas todos los derechos y obligaciones que marcan las respectivas legislaciones estatales (una situación similar a la existente, por ejemplo, en Estados Unidos). De hecho, ya hay un estado, Tasmania, cuya cámara baja ha aprobado una ley de matrimonio igualitario que cuenta con el apoyo del Gobierno estatal laborista. El proyecto está solo a la espera de ser votado en en la cámara alta, en la que curiosamente los independientes son mayoría, lo que hace impredecible el resultado final. De ser positivo, Tasmania se convertiría en el primer estado de Australia en permitir el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Pero hay más candidatos: el jefe del Gobierno de Australia Meridional, también laborista, ha dado su apoyo a un proyecto de matrimonio igualitario presentado por los Verdes en ese estado en febrero, si bien los diputados laboristas tendrán libertad de voto para decidir. Y recientemente se han sumado a la ola el Territorio del Norte y el Territorio de la Capital Australiana (ACT) en el que se localiza Canberra, la capital federal. En el primer caso, los laboristas (que también controlan el Gobierno) se han comprometido a dar libertad de voto a sus diputados si se presenta un proyecto de ley en ese sentido. En Canberra, el ministro del Interior local informó de que está manteniendo conversaciones con su homólogo de Tasmania para introducir en la capital australiana una ley similar.

No ha habido sorpresas. Tal y como se esperaba el Senado de Australia también ha votado en contra de aprobar una ley federal de matrimonio igualitario. Lo ha hecho por 41 votos contra 26, habiéndose repetido el mismo esquema de votación que en la Cámara de Representantes.

Como suele suceder en estos casos, ya se han escuchado voces entre los contrarios al matrimonio igualitario ofreciendo como consolación la discusión de una ley de uniones civiles. No parece que a estas alturas esta estrategia vaya a encontrar eco entre los activistas LGTB australianos. La organización Australian Marriage Equality ya ha hecho un llamamiento a los legisladores favorables al matrimonio entre personas del mismo sexo a no ir por ese camino. El propio líder liberal, Tony Abbott, ha señalado que las leyes de uniones civiles son en todo caso materia de discusión a nivel de los estados.

Tu comentario

commentario(s)




Etiquetas:

Leave a Comment