Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » .resaltado » El bachillerato trans cumplió su primer año con título oficial

El bachillerato trans cumplió su primer año con título oficial

Buenos Aires – (Tiempo Argentino)

El bachillerato trans cumplió su primer año

Surgió para “ocupar un lugar que la educación pública no ofrece”, según sus impulsores. Originalmente se dirigió a travestis, aunque afirman que está abierto a toda la comunidad. Virginia Silveira empezó a cursar el secundario para poder –dentro de poco más de dos años, cuando lo finalice– inscribirse para estudiar Abogacía.

Esta que podría ser una historia usual no lo es, porque Virginia es una chica trans y está finalizando sus estudios en el Bachillerato Popular Mocha Celis, que da el título de perito auxiliar en desarrollo de las comunidades y ya tiene reconocimiento oficial tras una exitosa experiencia en 2012, que será replicada en otras regiones del país. “Me empecé a vestir de mujer a los 13 años. ¡Imaginate, yo que vivía en Salta, una provincia conservadora! Era tres veces peor vista que acá. Había empezado a tomar hormonas, era muy notable que quería ser mujer. Me costaba muchísimo ir al colegio, bancarme las burlas. A educación física no iba porque nos separaban en mujeres y varones. Cursé hasta tercer año así, pero siempre cambiándome de colegio. Mi familia me apoyaba pero les costó mucho”, contó Virginia.

Por historias como la suya es que a un grupo de docentes y activistas por la diversidad sexual les surgió la idea del bachillerato popular. Están contemplados en la educación formal de la Ciudad de Buenos Aires, son impulsados y autogestionados por organizaciones sociales, asociaciones civiles sin fines de lucro, fábricas, empresas recuperadas, o cooperativas que se adecuen a una propuesta educativa centrada en la pedagogía de la Educación Popular.

La iniciativa se bautizó con el sector más vulnerable de la lucha por la identidad sexual: las travestis. De  ahí su nombre. Mocha Celis era una travesti que murió asesinada sin haber aprendido a leer ni escribir.

“Un bachillerato popular viene a ocupar un lugar que la educación pública no ofrece. Es una propuesta alternativa en el sentido de que hay cosas que no tienen en cuenta. Por ejemplo, que hay gente que no siempre puede cumplir con una asistencia del 75% ; también, que no todos tenemos que tener los mismos conocimientos, porque la educación no debe ser una fábrica que expulsa a gente toda igual y uniforme. Pensamos que a la construcción de la educación la pueda llegar a hacer el propio alumno o la propia alumna con un compromiso muy claro y teniendo en cuenta todas esas otras realidades que casualmente expulsan a la gente del sistema educativo”, dice Francisco Quiñones de la Fundación Diversidad Divino Tesoro que ayudó en lo formal y administrativo a la constitución de esta escuela en la que terminaron el primer año 20 personas y en 2013 abrirá también el segundo año.

Los y las docentes explican que el Mocha Celis está abierto a la comunidad, cualquiera sea su orientación sexual. Cuentan con el auspicio del INADI y está en trámite su habilitación como bachillerato popular, según explicaron voceros del Ministerio de Educación de la Ciudad. «

El título que se obtiene en el Bachillerato Popular Mocha Celis es de perito auxiliar en desarrollo de las comunidades. Entre el plantel docente hay maestros travestis, trans y no trans, agrupados en grupos pedagógicos de dos maestros por curso. Son diez materias, divididas en cuatro áreas: Ciencias Naturales, Comunicación y Lenguaje, Ciencias Sociales y Técnicas. Para mayores de 16 años, la escuela funciona en un local cedido por la Asociación Mutual Sentimiento, en Av. Federico Lacroze 4181-1º piso.
Como símbolo de la institución eligieron la imagen de Domingo Faustino Sarmiento, un emblema de la escuela pública aunque en los afiches de la escuela su imagen aparece intervenida a lo Andy Warhol con colores pop, en una versión travestida del prócer.

Tu comentario

commentario(s)




Etiquetas:

Leave a Comment