Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » .resaltado » El VIH y las falsas seguridades

El VIH y las falsas seguridades

El VIH y las falsas seguridades

Buenos Aires – (SentidoG.com)

Es políticamente incorrecto expresarlo, pero es la verdad: muchos hombres HIV-negativos se sienten incómodos teniendo sexo con hombres HIV-positivos, por más que usen preservativos o ni siquiera concreten una penetración. El miedo a contraer el virus es más fuerte que el deseo. A ese miedo llamamos HIV-fobia.

Claro que estamos hablando de aquellos casos en los que el hombre VIH-negativo le ha preguntado a su compañero su serología (y este no le ha mentido), o bien cuando el hombre VIH-positivo ha decidido advertirle al otro sobre su estado.
Fuera de estos casos, admitamos que cualquier hombre VIH-negativo ha podido tener sexo con más de un hombre VIH-positivo “sin saberlo”, sobre todo si vive en una ciudad, en donde las posibilidades de encuentros con desconocidos se multiplican. Precisamente la contracara de la HIV-fobia es la falsa seguridad que genera “no saber” la serología de nuestro compañero sexual.

El escritor Rich Juzwiak se describe a sí mismo como “un hombre gay de Nueva York con una vida sexual activa y múltiples compañeros de sexo”. Tres meses atrás, Juzwiak exploró su propia HIV-fobia en una columna especialmente escrita para la publicación digital Gawker, titulada “Por favor, no me infectes. Perdoname”.

“Es hipócrita rechazar un potencial encuentro con alguien que conoce su estado y es honesto al respecto, y preferir en su lugar a alguien que miente o no conoce su estado”, expresa Juzwiak. “Este tipo de discriminación está motivada por el miedo a lo conocido, al tiempo que se adopta un enfoque agnóstico de lo desconocido”.

Otra falsa seguridad

Los hombres que son VIH-positivos tienden a ser más saludables y con cargas virales más bajas que los hombres que no saben que han contraído el virus y están sin tratamiento. Sin embargo, existe una idea bastante generalizada de que si un hombre logra reducir su carga viral a niveles indetectables en sangre es prácticamente imposible transmitir el VIH a un compañero sexual.

A lo largo de su columna, Juzwiak incluye testimonios de hombres VIH-negativos que adhieren a esta falsa seguridad. Uno de ellos es Giovanni, quien opina: “Me siento un poco discriminado con tanto miedo al contagio. No hay ningún riesgo, a menos que tengas cortes o haya sangrado, pero aun así tenés que tener una carga viral alta. Si tu estado es indetectable, es muy raro que infectes a alguien por chupártela”.

Juzwiak también incluye en su artículo la opinión de Bryan Kutner, un especialista en prevención de VIH de la Universidad de Columbia, que actualmente trabaja en Sudáfrica. Kutner le refirió los datos de un nuevo estudio que sugiere que “solo porque el VIH es indetectable en sangre no significa que sea indetectable en semen”.

Giovanni contrajo VIH hace tres años atrás. Su novio de aquel momento le había mentido sobre su estado serológico y tuvieron sexo sin preservativo.

Tu comentario

commentario(s)




Etiquetas:

Leave a Comment