Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » .resaltado » Puerto Rico prohíbe adopciones gay

Puerto Rico prohíbe adopciones gay

Fuentes: Spanish People; Metro; Dos Manzanas

Un día triste para las parejas homoparentales de Puerto Rico

Un día triste para las familias homoparentales de Puerto Rico

(San Juan) Cuando todavía celebrábamos que en Alemania las parejas del mismo sexo ganaran acceso a la adopción, la Corte Suprema de Puerto Rico resolvió este miércoles la prohibición de este derecho para las parejas homosexuales de ese país. Con cinco votos a favor y cuatro en contra de la prohibición, los jueces alegaron que la dignidad, estabilidad y bienestar de un niño sólo puede garantizarse si se cría en una familia “tradicional”.

La decisión de la Corte Suprema se produjo en respuesta a las acciones que una mujer lesbiana llevó a cabo durante ocho años para adoptar a la hija que su pareja dio a luz a través de fertilización in vitro. Así, el tribunal confirmó la constitucionalidad de una ley que prohíbe la adopción por parte de alguien en una relación homosexual.

La votación se produce dos días después de que 200.000 activistas cristianos realizaron una manifestación en contra de la concesión de cualquier tipo de derechos legales a las parejas del mismo sexo. Y aunque algunos legisladores apoyan la concesión de ciertos derechos legales a las parejas LGBT, muchas figuras públicas siguen oponiéndose a la idea.

 

Argumentos que indignan

La sentencia denegatoria se basa en que el tribunal entiende que legislación de Puerto Rico ha establecido que la familia compuesta por un padre y una madre es la que protege mejor el interés de los menores. Según los medios especializados que siguieron de cerca este emblemático caso, la opinión que emitió el Tribunal Supremo está plagada de connotaciones religiosas y referencias que rayan en comentarios machistas, y reafirma que la única familia protegida por el ordenamiento jurídico en Puerto Rico es aquella compuesta por padre, madre e hijos.

“En nuestra jurisdicción, y por las razones que sean –culturales, religiosas–, por el simple sentido natural de las cosas, si dos mujeres se proponen como objetivo común el ser madres, para que puedan registrar oficialmente tal maternidad, cada una deberá tener su propia criatura”, sentenció el juez asociado Kolthoff Caraballo como parte de la opinión de conformidad.

A juicio de este letrado, la orientación sexual obedece a la forma de pensar, sentir y actuar del individuo, y la Constitución de Puerto Rico no recoge ese sentir. Más sorprendente aún fue el argumento que esbozó el juez Edgardo Rivera García, quien simplemente redujo el asunto a una cuestión numérica.

“¿Por qué es mejor tener dos mamás que una? ¿Por un simple hecho numérico? Lo natural es ser hijo de una pareja conformada por un hombre y una mujer. Sería ilógico pensar que si dos mamás son mejor que una, entonces también tres mamás serían mejor que dos y cuatro mejor que tres”, sentenció el juez.

 

Un día nefasto

Por su parte, los defensores de los derechos civiles reaccionaron con indignación, por entender que la decisión del Tribunal Supremo ha destruido una familia.

“Hoy es un día nefasto; es un absurdo. Aquí no tiene nada que ver con que discrimen por sexo. No estamos hablando de la orientación, estamos hablando del criterio que rige en Puerto Rico que es el mejor bienestar del menor. Hay una niña de 13 años destruida, el Tribunal Supremo será responsable de lo que le pueda ocurrir a esa familia”, sentenció la licenciada Ada Conde.

Por su parte, Pedro Julio Serrano, portavoz de Puerto Rico para Todos, opinó que “con esta nefasta decisión el Tribunal Supremo de Puerto Rico vuelve a incumplir con su obligación constitucional de otorgar justicia a quienes recurren a los tribunales como último recurso, en su búsqueda de la igualdad. Esta decisión es anticonstitucional”.

 

¿Y ahora… qué?

Un caso resuelto ante el Tribunal Supremo puede ser reconsiderado por los jueces asociados, sin embargo, la solicitud puede ser rechazada de plano sin ninguna explicación.

“Ahora es momento de que todas las organizaciones profesionales de abogados en Puerto Rico radiquen escritos de Amicus Curiae para motivar a que los jueces reconsideren su postura”, sentenció Conde.

Otra posibilidad, aunque remota, es solicitar una revisión al Tribunal Supremo Federal. La única puerta que existe para este caso es si los abogados de las partes levantaron algún planteamiento argumentando que a la pareja de madres se les violó algún derecho constitucional reconocido en la carta magna estadounidense.

Por su parte, Carmen Milagros Vélez, la madre biológica de la niña, ha comunicado la intención de la pareja de presentar en el plazo establecido de diez días una solicitud de reconsideración ante el alto tribunal.

Tu comentario

commentario(s)




Etiquetas:

Leave a Comment