Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » Internacional » La derecha en EE.UU. se divide sobre el matrimonio homosexual

La derecha en EE.UU. se divide sobre el matrimonio homosexual

Fuente: AFP

El movimiento a favor de la legalización del matrimonio homosexual no deja de ganar terreno, aún entre los sectores más conservadores.

El movimiento a favor de la legalización del matrimonio homosexual no deja de ganar terreno, aún entre los sectores más conservadores.

 

Por Par Michael Mathes

(Washington) ¿Acaso estará el próximo candidato republicano a la Casa Blanca en 2016 a favor del matrimonio homosexual? Esta posibilidad, impensable en 2012, se perfila ahora como inevitable por algunos derechistas, en tiempos en que la mayoría de los estadounidenses respaldan estas uniones.

En el partido republicano, los responsables que hicieron pública su homosexualidad son muy pocos. En el Senado, suman dos, de un total de 45.Pero estos escasos actos de valentía son las consecuencias de un nuevo viento que sopla entre los demócratas a favor del matrimonio gay desde hace un año.

Hasta mayo de 2012 el presidente estadounidense Barack Obama aún vacilaba. Hoy, 51 de los 55 demócratas en el Senado se declararon a favor -cinco en la última semana-. Y desde la exsecretaria de Estado Hillary Clinton hasta el mandatario, son pocos los demócratas que todavía se oponen al matrimonio homosexual o se mantienen en silencio al respecto.

Fue la homosexualidad de su hijo la que convenció a Rob Portman, senador republicano y allegado al excandidato a la presidencia Mitt Romney, de romper con la ortodoxia de su partido y anunciar en marzo que, según él, dos hombres o dos mujeres tenían que poder casarse.

Algunas autoridades conservadoras, como el flamante senador Jeff Flake, de 50 años, incluso tildan de “inevitable” que el próximo candidato del partido esté a favor del matrimonio homosexual.

“¿Puede imaginarse que el candidato republicano apoye el matrimonio gay en las próximas elecciones?”, le preguntaron en la cadena ABC a Karl Rove, eminencia republicana obsesionada con la reconquista del electorado minoritario. “Podría”, contestó entonces.

El Tribunal Supremo podría precipitar el debate. Los nueve jueces de la más alta instancia judicial del país tienen previsto pronunciarse hacia junio sobre dos casos, uno vinculado a la prohibición del matrimonio homosexual en California (oeste) y otro relacionado con una ley que prohíbe que el Estado federal reconozca matrimonios gays.

Pero hasta entonces, el movimiento a favor de su legalización no deja de ganar terreno. Hoy, las parejas del mismo sexo pueden casarse en nueve estados de 50 y en la capital federal, Washington.

“La realidad es que hay un movimiento irrefutable en el país” a favor del matrimonio homosexual, opina Evan Wolfson, militante de larga data y presidente de Freedom to Marry (Libertad para casarse). “La verdadera oposición al matrimonio homosexual se erosiona y se limita a unos pocos grupos demográficos”, dijo a AFP, al mencionar a los estadounidenses de más de 65 años, a los blancos sin diploma universitario y a los cristianos evangélicos.

De hecho, el 58% de los estadounidenses se declaran a favor de estas uniones, según el último sondeo llevado a cabo por The Washington Post/ABC News, una tendencia que confirman otras encuestas. Algunos republicanos militan para una mayor tolerancia de las minorías, que votaron en masa a Obama, incluidos hispanos y homosexuales, como el representante Eric Cantor, de 49 años.

Dentro de las batallas ideológicas internas, otro sector republicano rechaza una flexibilización y afirma que el partido se tiene que mantener líder en la defensa de valores “familiares”, centrados en “el matrimonio tradicional”.

“No puedo imaginar a un candidato que respalda el matrimonio homosexual ganando la nominación republicana”, dijo Joseph Backholm, director ejecutivo del Family Policy Institute, una asociación de defensa del matrimonio tradicional. Según él, “estamos en medio de un debate lleno de emociones” y estas emociones se desvanecerán, y con ellas el interés de los votantes por el tema.

 

Tu comentario

commentario(s)




Etiquetas:

Leave a Comment