Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » Internacional » Estados Unidos: ¿Cómo sigue la historia después de la Corte?

Estados Unidos: ¿Cómo sigue la historia después de la Corte?

Fuente: CNN (extracto nota de Greg Botelho)

Los activistas sostienen que aún existen batallas por ganar, como la no discriminación en el trabajo y evitar el “bullying” en las escuelas.

Los activistas sostienen que aún existen batallas por ganar, como la no discriminación en el trabajo y evitar el “bullying” en las escuelas.

 

(Washington) Para muchas personas, este miércoles fue un día de celebración. Los defensores de los derechos LGBTI afirman que obtuvieron una energía renovada y esperanza después de las dos sentencias del Tribunal Supremo de Estados Unidos para legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Quieren aprovechar este momento lo más posible y discutir temas que van desde la protección en contra de la discriminación en el trabajo, la reforma inmigratoria y escuelas libres de bullying. “Esto es absolutamente histórico, es monumental”, dijo Jody Huckaby, director ejecutivo de Padres, Familias y Amigos de Lesbianas y Gays (PFLAG). “Este bien puede ser el punto de inflexión”, agregó.

Para las personas como Huckaby, quien encabeza un grupo con más de 360 capítulos en todo el país, lo que ocurrió este miércoles fue emocionante pero no del todo sorprendente. Sí, la mayoría de los estados todavía prohíbe el matrimonio entre personas del mismo sexo, en parte por la aprobación de referéndums. Sí, el gobierno federal y la mayoría de los estados no protegen a los trabajadores de la comunidad LGBT. Pero la opinión pública se mueve en dirección a los derechos de las lesbianas, gays y personas transgénero.

En la década de 1970, las encuestas mostraban que la mayoría de los estadounidenses percibía a las relaciones homosexuales consentidas entre adultos como moralmente malas, una creencia que se prolongó hasta los primeros años del siglo XXI, según el director de encuestas de CNN, Keating Holland. Por el contrario, la más reciente encuesta internacional de CNN/ORC revela que un 55% de los estadounidenses apoya el matrimonio entre personas del mismo sexo, 11 puntos más desde 2008.

Los votantes de tres estados aprobaron medidas para legalizar estas uniones en noviembre de 2012. Varias empresas han adoptado políticas que prohíben la discriminación basada en la orientación sexual; sin embargo, según las leyes en la mayoría de los estados, una persona puede ser despedida si se descubre que es homosexual.

Dos de los programas de televisión más vistos en EE.UU., Modern Family y Glee, cuentan con personajes abiertamente gays. El actor Wilson Cruz fue pionero en el tema durante la década de 1990, cuando interpretó a un adolescente homosexual en la serie My So-Called Life, de ABC. Desde entonces, los tiempos han cambiado, a medida que los estadounidenses conocen a más lesbianas y gays, ya sean primos, vecinos o personajes de televisión.

 

El trabajo, un campo de batalla

La Ley de Derechos Civiles prohíbe la discriminación contra las personas con base en su color de piel, religión, etnia, sexo o nacionalidad. Pero no habla de la orientación sexual. Eso significa que a nivel federal no hay nada que impida a un empleador dejar de contratar o despedir a alguien porque sea gay o lesbiana. Hay 21 estados que ofrecen protecciones en este ámbito, pero 29 no. En 34 estados no existe nada que impida el despido de una persona por ser transexual.

Los activistas buscan cambiar eso. Teddy Witherington, de origen británico, que hace 16 años reside en Estados Unidos, menciona la Ley de Empleo y No Discriminación, que busca un espacio en una comisión del Senado, y dice que es un “momento crucial” para que los legisladores cambie la política federal. La medida cuenta con 53 copatrocinadores, pocos votos menos de los 60 necesarios para que una iniciativa sea aprobada si tiene oposición de la minoría republicana. Si pasa, luego tendría que avalarse en la Cámara de Representantes, dominada por el Partido Republicano.

Washington podría tomar el ejemplo de las corporaciones estadounidenses. Por acuerdo propio, la mayoría de las compañías de Fortune 500 ya prohíbe que los gays, lesbianas y transexuales sean tratados de forma diferente a cualquier otro empleado. ¿Por qué? Porque notan la importancia de retener a los mejores profesionales independientemente de su orientación sexual, de acuerdo con la opinión de Selisse Berry, fundadora y CEO de Out and Equal Workplace Advocates.

 

Las causas gay no son “insuperables”

Hay otros temas en la agenda para la comunidad LGBT de Estados Unidos. Por ejemplo, el reclamo de que la reforma inmigratoria que discute el Senado incluya los mismos derechos para las parejas del mismo sexo que para las heterosexuales, como así también escuelas más seguras para que los jóvenes no sean víctimas de amenazas o ataques.

La comunidad LGBTI estadounidense también es consciente de que las personas transgénero “no han percibido las victorias como la porción gay y homosexual”, sostiene Michael Cole-Schwartz, portavoz de la Campaña de Derechos Humanos. “La forma en que los medios de comunicación hablan de las personas transgénero es en términos de la violencia y las tasas de suicidio, pero esas no son las únicas historias”.

En otras palabras, incluso después de las decisiones del Tribunal Supremo de este miércoles, los activistas LGBTI aún tienen mucho trabajo. Y hacerlo, según Huckaby (PFLAG), significa aprovechar “la energía colectiva” de las personas que comparten valores. Este movimiento no solo tiene lugar en el Congreso, sino en las tiendas y cafeterías.

“Conozco el poder que hay en los mensajes individuales de las personas que están dispuestas a hablar”, dijo Huckaby, quien creció en Louisiana y tiene siete hermanos, tres de los cuales son homosexuales. “Estos desafíos no son insuperables”.

Tu comentario

commentario(s)




Etiquetas:

Leave a Comment