Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » Suplementos » Lifestyle » Adultos mayores LGBT: un colectivo olvidado

Adultos mayores LGBT: un colectivo olvidado

Fuente: Ragap

La problemática de los adultos mayores LGBT es una de las principales preocupaciones de las organizaciones.

La problemática de los adultos mayores LGBT es una de las principales preocupaciones de las organizaciones.

La orientación sexual no entiende de edades, como tampoco lo hace el amor o el deseo. Sin embargo, el colectivo LGTB que llega a la tercera edad queda habitualmente olvidado en el discurso y el imaginario social. Durante años, el armario se tragaba la realidad de los homosexuales y la sociedad no está acostumbrada a tratar con gays y lesbianas mayores que vivan su sexualidad de manera abierta. Ahora todas esas personas que se atrevieron a romper las barreras en los años setenta y ochenta se encuentran con un rechazo social distinto: las residencias y los centros de mayores están dominados en muchos casos por la homofobia y los trabajadores no están habituados a tratar con esta problemática. La Fundació Enllaç de Barcelona, por citar un ejemplo, destaca como para muchos mayores acudir a estos lugares se convierte en una vuelta al armario. También un estudio de la Universidad de Auckland alertaba sobre este problema.

Hay otros retos a los que se enfrentan. El matrimonio gay es una realidad muy reciente y muchos de los mayores LGBT no han tenido hijos o parejas legalmente reconocidas, con los problemas que ello supone de cara a la soledad o a gestionar una vida en común en una residencia. Tampoco la vida sexual es ya la misma que era hace unos años. A una mejor salud general y al aumento de los tratamientos para frenar la falta de libido asociada a la edad, se junta una mejor percepción de la sexualidad, en términos más sanos y abiertos. Pero estos elementos, que son positivos, conllevan nuevos riesgos. La Organización Mundial de la Salud ha advertido de un aumento de los casos de Sida entre mayores de 45 años. Este colectivo no está concienciado para el uso del condón, ven los riesgos como algo propio de la juventud y acaban contagiados. Los síntomas normales de la edad llevan a retrasar el diagnóstico del Sida. Por otro lado, los nuevos medicamentos también han alargado la vida de los enfermos, lo que ha llevado a un aumento de infectados, que necesitan un tratamiento médico eficaz orientado a sus necesidades.

Todas estas razones han llevado a que se creen las primeras residencias orientadas a personas mayores, como la que abandera la Fundación 26 de Diciembre en España. Pero ya hay casos en otros países, como Francia. Dentro de esta misma línea han nacido proyectos como la Asociación de Mayores LGTB de Madrid, un espacio para atender sus necesidades “como personas de edad y como miembros de una minoría cuyos deseos y sensibilidad no siempre encuentran el eco que sería preciso en el resto de la sociedad”.

Tu comentario

commentario(s)




Etiquetas:

Leave a Comment