Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » .resaltado » Entrevista: Guillermo Gil y Eduardo Solá festejan sus 30 años

Entrevista: Guillermo Gil y Eduardo Solá festejan sus 30 años

Por Esteban Rico (SentidoG)

Guillermo Gil y Eduardo Solá de festejo con "Todos y Todas, 30 años" en el Maipo Kabaret.

Eduardo Solá y Guillermo Gil de festejo con “Todos y Todas, 30 años” en el Maipo Kabaret. Fotos: Alberto Apollaro.

Guillermo Gil y Eduardo Solá, dos leyendas del humor y el transformismo de nuestro país, se encuentran festejando 3 décadas de carrera juntos. El viernes de la semana pasada, estrenaron su nuevo espectáculo Todos y Todas, 30 años en el Maipo Kabaret.

Gil es conocido popularmente por su caracterización de Mirtha Legrand, pero dentro del ambiente es un referente del café-concert. Por su parte, Solá compartió cartel, dirección y autoría durante 15 años con Jean François Casanovas del grupo Caviar y en el año 2009 montó su propio espectáculo, Oh!!… Juremos Con Plumas Vivir en el teatro Margarita Xirgu, del cual Gil también formó parte.

Horas antes de la segunda función de Todos y Todas, 30 años, SentidoG tuvo la oportunidad de sentarse a charlar con Eduardo Solá y Guillermo Gil para que nos contaran acerca de este nuevo show, de sus bodas de perla y de cómo ven los avances de la comunidad gay en nuestro país.

¿Cómo estuvo el estreno?

ES: El estreno estuvo muy bien, con muchos amigos que conocen toda nuestra historia. La pasamos muy lindo. Este espectáculo lo hicimos para festejar; es todo festejo y alegría. No es un espectáculo más, estamos cumpliendo 30 años. Y con todo lo que pasamos en estos 30 años, hay que festejar estar vivos.

GG: Yo iba a hacer un monólogo que al final nos pareció de pálida en el que decía que nosotros, nuestra generación, somos sobrevivientes. Porque primero sobrevivimos a la guerrilla, después sobrevivimos a la represión, después sobrevivimos al SIDA, después sobrevivimos a la guerra de Malvinas… Y así hemos crecido, somos una generación muy castigada. Por eso hay triple motivo para festejar.

¿Cómo fue que empezaron a trabajar juntos?

GG: Empezamos a trabajar juntos en diciembre de 1983 con un espectáculo que se llamaba Una Noche de Ballet. Fue muy divertido, yo lo estaba buscando a Eduardo porque me habían hablado de un chico que se vestía de mujer y bailaba algo fantástico que resultó ser La Muerte del Cisne de Camille Saint-Saëns. Y me invita un amigo mío a una fiesta en lo de Ernestina Herrera de Noble que tenía una quinta en San Isidro. En el jardín habían puesto una tarima enorme y ahí lo veo a Eduardo bailando La Muerte del Cisne.

ES: Yo hacía eso para divertirme, ni idea tenía de hacer nada en teatro. Ernestina era amiga, yo no fui contratado. Y mirá lo que son las vueltas de la vida, porque yo también lo estaba buscando a Guillermo para hacer en Super 8 un espectáculo basado en textos de Niní Marshall. Y nos encontramos ahí y nunca más nos separamos.

GG: Por medio del diseñador Paco Jamandreu, que era amigo de Eduardo, conocimos a un chico que tenía ganas de producir un espectáculo y así armamos Una Noche de Ballet. Estrenamos en diciembre de 1983 y lo llevamos de Jujuy a Ushuaia dos veces. Y después lo volvimos a hacer en el 92 y en el 98.

ES: Yo hacía personajes de Niní Marshall, entonces tuvimos que ir a pedirle permiso a ella para usar los libretos. Y nos autorizó. Guillermo imitaba a China Zorrilla y ella se ofreció a dirigirnos. Entonces el aviso en el diario decía: “Una Noche de Ballet. Vestuario: Paco Jamandreu. Textos: Niní Marshall. Dirección: China Zorrilla”. Nosotros en ese momento no teníamos idea de lo que nos estaba pasando, éramos muy chicos. Ahora sabemos lo que significaba eso.

44390_147516082119942_866009405_n

¿Antes de Una Noche de Ballet habían hecho otras cosas a nivel profesional?

ES: Yo particularmente no. Hacía cosas para divertirme. Pensá que te estamos hablando de hace 30 años y un poco más atrás que te agarraban con un taco y te metían preso. Era todo a escondidas y en fiestas privadas.

GG: Éramos estudiantes, yo estaba en el Conservatorio Nacional de Arte Dramático que ahora es el IUNA y Eduardo en el López Bouchardo y en el Instituto Superior de Arte del Colón. Yo veo fotos de cosas que hacía antes de empezar a trabajar, como imitaciones de China Zorrilla y ¡parecía Zulma Lobato! Cuando sos tan joven no te importa nada, sos más inconsciente. Pero si, empezamos profesionalmente juntos con Eduardo.

¿Cómo surgió la idea de este nuevo espectáculo?

GG: Este año, nuestro productor Gabriel Filippi de quien soy muy amigo, me ofreció producirme un unipersonal. Y yo le dije que hacer un unipersonal es muy aburrido. Entonces me dice “estaría bueno que hagas algo con Eduardo Solá. Llamalo”. Y yo le dije “No, porque ya lo convocó Jean François y le dijo que no”.

ES: En enero de este año estuvimos con Ricardo Fort en el espectáculo Fort con Caviar en Mar del Plata. Fue terrorífico. Imaginate que volvimos y Jean François ya había empezado a preparar este espectáculo que hizo en La Casona, Hoy Caviar. Y le dije que no, que este año no quería trabajar para recuperarme de todo eso que pasé en el verano. Yo soy profesor de música y di clases todo el año, no tenía ganas de hacer otra cosa. Hasta que me llamó Guillermo…

GG: Gabriel y el otro productor, Exequiel Blanes, me insistían con que lo llamara pero yo sabía que me iba a decir que no, porque si Eduardo dice que no, es no. Eduardo es muy bravo, tiene mucho carácter y me va a decir “¡Guillermo, no me jodas!”, porque te corta así él. Pero igual nos llevamos perfecto. Tanto me insistieron que lo llamé igual. Lo llamo y me dice: “¡ay, nena, me estás tentando…bueno, dale!” ¡Lo estaba tentando pero no lo pensó un minuto! Tenía ganas, lo lleva adentro eso, es más fuerte que él.

¿El espectáculo sería algo así como los grandes éxitos de Gil y Solá?

GG: Claro, este espectáculo está basado en eso. Como justo cumplíamos 30 años juntos con el teatro, nos pareció una gran idea hacer nuestros mejores personajes. Hay personajes que ya son emblemáticos como puede ser mi Mirtha Legrand, por ejemplo.

todosytodas02

Foto: Alberto Apollaro.

¿Cuáles fueron sus influencias, gente que han admirado a través de los años?

GG: Yo personalmente tengo mucha admiración y respeto por China Zorrilla. Ella es mi madrina artística. Y después mi más admirada, que también la hago es Tita Merello, que para mí es la mejor actriz argentina. Y el ser que más adoro es Mirtha Legrand porque siempre fue muy generosa conmigo. Fui la única persona que Mirtha permitió que se sentara en su trono. Un día me llamó y me dijo que quería que yo hiciera dos bloques sentado a la cabecera y ella se vistió de mucama ¡y me servía el champagne a mí! Mirtha Legrand en mi vida, es todo, soy conocido gracias a ella. Entonces no le puedo faltar el respeto, tengo que estar siempre impecable cuando hago de ella. Por eso, me bautizó como “Mirtha segunda”.

ES: Mi favorita es Niní Marshall. Fui la primera persona que Niní autorizó a usar sus libretos. Fue al estreno de Una Noche de Ballet y al otro día llamó a mi casa por teléfono para decirme que le había gustado mucho el espectáculo, pero que uno de los cuadros le había parecido corto. Y me dijo textual que se había “permitido agregarle unas cosas”, que si podía pasar a buscar por su casa lo que había escrito. ¡Obvio que en media hora estaba ahí! Y le agregué eso y fue a verlo otra vez. Y firmó una nota en Argentores autorizándome a imitarla sin cobrar un centavo. Niní es como un ángel que me cuida siempre.

¿Qué opinan de los avances que ha conseguido la comunidad gay en nuestro país?

ES: Yo vengo de una generación donde no podías caminar por la calle porque te metían preso. La tercera vez que te agarraban ibas a Devoto. A mí me habían llevado preso dos veces. Yo empecé a dar clases de música antes de recibirme del conservatorio, pero no podía salir a la calle tranquilo porque ibas preso por ser gay, por caminar por la calle y que se te note. Viste que los docentes cobran el sueldo en el verano también. Entonces, yo me iba a San Pablo y mi madre cobraba el cheque del colegio y me giraba la plata. De la única manera que yo podía salir a la calle y divertirme era en San Pablo. Esa fue mi infancia en este país. Así que cómo no voy a estar contento por esto, que veo a los chicos caminando por la calle de la mano, dándose un beso, me parece maravilloso.

¿Y desde los medios, como creen que se reflejan estos cambios sociales?

ES: En el caso de la pareja gay en Farsantes, por ejemplo, se nota que lo cuidaron mucho, tardaron mucho en besarse. Es una forma de ir educando a la gente también, que se hable del tema. Porque cuando nosotros éramos chicos ni se hablaba de esto, ni siquiera cuando éramos chicos, hasta hace poco tampoco se hablaba.

GG: Es que los medios le dieron una importancia a eso como si hubiesen tenido relaciones sexuales con un gato. Eran dos personas que se estaban besando, nada más. Pero eran dos hombres.

¿Y desde lo que hacen ustedes, desde el transformismo?

GG: Es que la gente gay gustamos, por eso nos dicen gays, alegres. La gente se divierte, tenemos ese humor nuestro que hasta en los peores momentos hacemos un chiste y nos reímos. Para el heterosexual, el transformismo está justificado porque estás en un escenario, sos un personaje. Entonces inconscientemente te perdonan que seas gay.

 

Tu comentario

commentario(s)




Etiquetas:

Leave a Comment