Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » Política y activismo » La Fulana: “un espacio de pares”

La Fulana: “un espacio de pares”

La conocida organización argentina de mujeres lesbianas y bisexuales acaba de cumplir quince años. Su actual presidenta, Verónica Capriglioni, conversó con SentidoG acerca de las celebraciones que se vienen (entre las que se destaca la edición de un libro aniversario), sobre el trabajo por la visibilización lésbica y también sobre su experiencia personal con La Fulana.

(Imagen: La Fulana / Facebook)

(Imagen: La Fulana / Facebook)

 

Por Leandro Fogliatti

(Buenos Aires) El 18 de setiembre La Fulana cumplió nada menos que quince años. Y como parte de los festejos, las chicas están a punto de presentar su propio libro: “La Fulana, historias de lesbianas y mujeres bisexuales”. En esta entrevista, Verónica Capriglioni, su actual presidenta, nos regala un poco de ese espíritu incansable que caracteriza a esta querida organización.

¿Qué podés adelantarnos del libro?

El libro cuenta todo lo que venimos haciendo a lo largo de estos quince años, y está mechado con experiencias, relatos y anécdotas de las compañeras que han estado desde el comienzo o aquellas que han participado en algún momento de nuestra historia. La Fulana somos absolutamente todas las mujeres que hemos estado, aunque sea una sola vez, y ese es un agradecimiento que tenemos ganas de compartir constantemente. Y es un alegrón y un orgullo que el prólogo de nuestro libro esté escrito por Ilse Fuskova, una gran militante que empezó a luchar por la visibilidad lésbica en nuestro país.

¿Y cómo llegaste vos a La Fulana?

Hay algo que nos pasa a todas con La Fulana. Yo sabía de la organización desde hacía mucho tiempo, pero llegaba hasta la puerta y daba vueltas alrededor de la manzana y no me animaba a entrar. Y un día, hace aproximadamente seis años, cuando ya tenía incorporado que era lesbiana, (aunque todavía me costaba muchísimo decirlo), una amiga me dice “vamos a La Fulana”; y fui.

Recuerdo que había un montón de chicas alrededor de la mesa. En ese momento, María [Rachid] todavía estaba coordinando, y me quedé enamorada del espacio: la onda que hubo, el recibimiento, el respeto, la escucha… Era el espacio que había buscado toda mi vida. Me quedó tan grabado que, a partir de ese momento, ir a La Fulana cada semana se volvió algo sagrado. Yo digo que una vez que entrás, es casi imposible salir.

Y ese día ni soñabas que alguna vez ibas a ser la presidenta…

(Risas) No, la verdad que no. Pero está buenísimo que pasen estas cosas; esto da cuenta de que todas somos capaces, que es algo que aprendí dentro de La Fulana. Las mujeres que pasan por este espacio de activismo tienen voz como para poder decir sus opiniones, tomar decisiones, poder decir lo que sienten, lo que piensan, todas somos iguales.

En este contexto, creemos que es necesario que las organizaciones sean dinámicas, que haya una renovación de cargos y tareas. La fundadora y primera presidenta fue María Rachid, hasta el 2005; después empieza a ser presidenta Claudia Castro, y a principios de este año, continúo yo. La Fulana trabaja horizontalmente y por consenso, que es algo que queremos cuidar muchísimo, porque es así como creemos que funciona esta construcción colectiva.

¿Cómo es el trabajo de La Fulana?

El objetivo principal de La Fulana es la lucha por los derechos de mujeres lesbianas y bisexuales. En esto hay una parte importantísima y fundamental que son los grupos de encuentro, que actualmente organizamos todos los viernes, de 20:30 a 22:30hs, en Av. Corrientes 1785 2º C. La idea es encontrar a una par, una mirada, una escucha que no te juzgue, que no te discrimine, que no te persiga. Hay compañeras de dieciocho años y otras de más de setenta, con experiencias totalmente diversas, pero todas enriquecedoras. Se crea un clima muy lindo, de respeto y escucha.

Pero estos encuentros también son muy importantes para las mujeres que estamos más cerca del activismo y de la militancia, porque nos permiten bajar un poco a la realidad y ver qué es lo que pasa en cada barrio, en cada contexto, en cada trabajo, en cada institución. Estos grupos son los que mantienen vivo el espíritu de La Fulana. Pasaron 15 años, pasaron un montón de cosas, como la aprobación de la Ley de Matrimonio Igualitario, pero sin embargo sentimos que se sigue necesitando un espacio de pares, donde entre mate y mate se puedan compartir experiencias, miedos, necesidades.

Y entre las cosas que pasaron, recientemente la Legislatura de la ciudad de Buenos Aires aprobó el 7 de marzo como Día de la Visibilidad Lésbica.

Sí, y a partir de la aprobación de ese proyecto que presentamos junto a María Rachid, el año que viene vamos a hacer una gran jornada, convocando a todas las organizaciones y espacios. Queremos que el 7 de marzo se replique por todos lados y que realmente se levante la bandera de la visibilidad lésbica, porque todavía hay mucho por trabajar: hace poco fuimos a Baradero por un acto de discriminación muy fuerte; en los colegios se siguen escuchando casos de acoso…

¿Qué otras acciones propone La Fulana por la visibilidad?

Desde hace aproximadamente dos años hacemos “Kilómetros fulanas”, viajando por ciudades, pueblos o barrios para hacer jornadas de visibilidad lésbica. Hacemos radios abiertas y brindamos información, por ejemplo, sobre salud ginecológica, o sobre la ley de reproducción asistida. También nos comunicamos con las organizaciones de diversidad sexual locales o algún centro cultural o espacio que se quiera sumar a la actividad.

En realidad, lo que hacemos es acompañar y ser referentes. Es muy difícil que en una ciudad chica haya una referente; que una docente, por ejemplo, diga abiertamente que es lesbiana; que una adolescente se identifique como una lesbiana y pueda vivir su sexualidad tranquila y libremente. La idea es que en todos lados se comience a hablar y que se empiece a perder el miedo de decirse lesbiana. Ya hemos recorrido bastantes lugares y estamos abiertas a quien quiera proponernos que organicemos una nueva jornada en su ciudad; basta con que nos envíen un email a lafulana@lafulana.org.ar.

También podés seguir las actividades de La Fulana por Facebook.

Tu comentario

commentario(s)




Etiquetas:

Leave a Comment