Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » Suplementos » Salud » Transgender Tuesdays: una esperanza para la población trans de San Francisco

Transgender Tuesdays: una esperanza para la población trans de San Francisco

Fuente: Notiese

Transgender Tuesdays es una clínica en San Francisco que se ocupa de atender a personas trans.

Transgender Tuesdays es una clínica en San Francisco que se ocupa de atender a personas trans.

Un grupo de enfermeros y trabajadoras sociales abrieron en 1993 una clínica que ofrecía por vez primera servicios médicos a la población transgénero de Estados Unidos. A casi 20 años de su apertura, uno de sus fundadores realizó un documental en el que retrata las historias de 12 pacientes que llegaron sin esperanza a la clínica llamada Transgender Tuesdays.

Mark Freeman, fundador y doctor de la clínica hasta hace dos años, conversó con NotieSe sobre las motivaciones que lo llevaron a abrir este centro, las dificultades que han vivido sus pacientes para llegar con él, y sobre su documental Transgender Tuesdays.

¿Cómo surge la clínica?

Transgender Tuesdays fue la primera clínica de salud pública para gente transgénero en Tenderloin, San Francisco, incluso para la gente de bajos recursos. Empezamos como un grupo de VIH, pero lo que notamos durante la epidemia del VIH, en la década de los años 80 y 90, fue que llegaba gente de diversos sectores sociales, pero el grupo que no asistía era la población transgénero, y cuando llegaban era al final de sus vidas, cuando no había ningún otro remedio.

Les preguntábamos por qué esperaban tanto, y nos contaban de cómo los médicos se burlaban cuando buscaban atención médica, la manera en que eran rechazados, incluso había doctores que les decían “no tratamos con gente de tu tipo”, y cuando eran atendidos llevaban un mal tratamiento.

En aquel entonces la clínica era una cosa totalmente nueva, antes tenías que tener mucho dinero para ir al endocrinólogo, los pacientes requerían una carta de un psiquiatra en la que dijera que esa persona afectivamente era transgénero y usualmente el psiquiatra pedía dos años de tratamiento con un psicólogo para averiguarlo. En nuestra clínica tenemos una filosofía, reducir el riesgo, damos la bienvenida a cualquier persona que dice “yo soy transexual”.

¿En qué momento decides contar las historias de 12 de tus pacientes?

Por 20 años he escuchado sus historias, hablamos de su vida, de las dificultades que han tenido, y siempre pensé que eran historias increíbles y que la gente desconoce, y me preguntaba qué pasaría si fuera posible reconocer las historias de muchos de ellos, y darse cuenta que son personas con una vida normal como la de todos.

Por ejemplo, ¿cómo sería para ti si cada vez que salieras de tu casa la gente hablará de ti en términos negativos? O con preguntas como ¿es hombre o mujer? Pero vivirlo a diario, cada 10 minutos, ¿cómo te sentirías tú? Tienes que ser valiente para salir a la calle.

Empezamos a hacer una película que habla de la necesidad de proveer un servicio médico de calidad a este grupo, inmediatamente encontramos que no se puede solamente hablar de esto, sino de la situación de desempleo que viven. En Transgender Tuesdays nos dimos cuenta que aproximadamente 85 por ciento de la población no tenía empleo, y los que tenían eran mal pagados. Claro, esto no sucede con toda la población trans, hay gente que trabaja en otras cosas, en informática, en el ejército, pero tenía muchos pacientes que no podían conseguir trabajo.

¿Fue fácil para ellas y ellos contar parte de su vida?

Este grupo estuvo muy dispuesto a hablar abiertamente de su vida; al principio el cinematógrafo, Clive Walker, empezó a hacer las entrevistas, pero no salió bien. Sin embargo a mi me conocían de años porque yo trabajé en la clínica. Los doce, diez mujeres y dos hombres, eran pacientes de la clínica y conmigo estuvieron más relajados porque sabían que no iba a hacer mal uso de sus historias.

¿Cuáles son las historias que más te impactaron? 

Claudia. Vivía y trabajaba en México DF en un salón de belleza. Otras personas a las que ella llamó “rateros” notaban que estaba ganando dinero, durante ocho años atacaron y robaron su lugar de trabajo hasta el punto en que la secuestraron. La llevaron a un lugar que ella desconocía porque le pusieron una capucha en la cabeza y fue atacada por ocho hombres. Después de esto salió de su barrio, de su país, ella había escuchado de una clínica que daba tratamiento respetuoso y que daba hormonas a gente trans en San Francisco, y así llegó a Transgender Tuesdays.

Marilyn. Ella habla de cómo pasó de un empleo a otro, y que cuando caminaba en la calle los hombres le seguían. “Hay que pagar la renta” decía ella, y creo que en muchos casos la prostitución era cuestión de necesidad más que de deseo. Lo que noté es que muchas de estas chicas trabajan en labores sexuales pero ellas no lo buscan, ellas sólo quieren ser mujeres.

Dustin. Él, después de haber perdido su trabajo, deprimido, se fue a un bar y buscó al hombre más grande. Dustin es un hombre muy bajito, y ganó, estaba muy orgulloso de haberlo hecho, pero él no siempre pasó por buenos momentos, yo le había visto entrando a la clínica completamente golpeado, su vida no era tan fácil como a veces él decía.

Para más información acerca del documental Transgender Tuesdays ingresar a http://www.transgendertuesdaysmovie.com/

Tu comentario

commentario(s)




Etiquetas:

Leave a Comment