Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » .resaltado » El presidente de Uganda retira la ley anti-gay

El presidente de Uganda retira la ley anti-gay

Fuente: Ragap

El presidente de Uganda, Yuweri Museveni, retiró la ley anti-gay aprobada por el Parlamento, pero calificó a los homosexuales de "anormales".

El presidente de Uganda, Yuweri Museveni, retiró la ley anti-gay aprobada por el Parlamento, pero calificó a los homosexuales de “anormales”.

El presidente de Uganda, Yoweri Museveni, ha afirmado que no firmará la nueva legislación anti-gay que fue aprobada por el Parlamento del país africano el pasado mes de diciembre. Este paso, la firma por parte del presidente, era el último que le quedaba a la ley para poder entrar en vigor, por lo que el destino de la población LGBT del país dependía de la decisión de primer mandatario.

Museveni confirmó que va a retirar la nueva legislación contra la homosexualidad, pero no porque crea que haya que dejar a los homosexuales vivir en paz, sino por considerar que la población LGBT podría necesitar otro tipo de medidas, más suaves, para corregirse. El presidente está, de este modo, en la misma línea que el primer ministro, Amama Mbabazi, que ya declaró hace unos días que los gays son anormales, pero que eso no quiere decir que haya que encarcelarlos o matarlos.

El presidente ugandés realizó estas consideraciones el pasado 28 de diciembre en una larga carta a los parlamentarios cuyo contenido ha hecho público ahora el diario local Daily Monitor. En la carta el presidente considera que la homosexualidad es en la mayoría de los casos un producto de la pobreza y que muchas lesbianas se dan al sexo con otras chicas sólo porque no tienen pareja masculina y están necesitadas de sexo.

Museveni aprovecha la carta para criticar la visión de los países occidentales sobre la homosexualidad. “No puedes llamar a una anormalidad, ‘orientación alternativa’. Podría ser que las sociedades occidentales, a causa de la aleatoriedad de la reproducción, hayan generado mucha gente anormal”, razona el presidente, que se pregunta qué se debe hacer con las personas anormales, “¿matarlos, encarcelarlos, contenerlos?”, y que pone esa pregunta en el centro del debate.

Sin embargo, su propuesta de solución es, cuanto menos, llamativa. Museveni considera en primer lugar que la homosexualidad puede curarse, pero además cree que en muchos casos es un producto de la pobreza, especialmente entre los jóvenes, que se darían a estas prácticas por dinero. O lo que él llama ‘razones mercenarias’.

El presidente considera que el “rescate” de los homosexuales debe hacerse, principalmente, con medidas económicas, como la rápida industrialización y la modernización de la agricultura, para evitar que los estudiantes sin dinero sean inducidos a la homosexualidad y a otras tentaciones, aparte de las personas que hayan nacido con esta “anormalidad”. “Incluso con la legislación, simplemente seguirá existiendo de manera encubierta y se continuará practicando la homosexualidad y el lesbianismo por razones mercenarias”, razona Museveni.

Distinta es su opinión de las causas por las que existe el lesbianismo. El presidente considera que aparte de las chicas que nacen “anormales” y las que se dan a estas prácticas por dinero, hay otras que practican el lesbianismo “por hambre sexual” cuando no consiguen casarse. De este modo, en opinión del presidente, muchas lesbianas estarían necesitadas de sexo y al no haber encontrado pareja masculina, no les queda más remedio que saciarse con otras chicas.

En cuanto al procedimiento, Museveni centra sus críticas en la parlamentaria Rebecca Kadaga, la gran artífice de que la ley saliera adelante en la votación de diciembre pese a que no había quórum en el Parlamento, un hecho que también criticó Mbabazi. El presidente le recuerda a Kadaga que él se había posicionado a favor de archivar la ley para estudiarla en profundidad antes de su aprobación y critica las prisas en el trámite parlamentario. “¿Cómo puedes pasar la ley sin el quórum del Parlamento después de que esto se haya señalado? ¿Qué clase de Parlamento es este? ¿Cómo puede ser el Parlamento el que rompa la Constitución y la Ley repetidamente?”, escribe Museveni. La portavoz del Parlamento, Helen Kawesa, ha respondido a estas críticas que es la propia cámara la que decide si hay o no quórum y que otras leyes se han aprobado con un número similar de legisladores presentes.

Tu comentario

commentario(s)




Etiquetas:

Leave a Comment