Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » .resaltado » “Priscilla, la reina del desierto”: de Sydney a la calle Corrientes

“Priscilla, la reina del desierto”: de Sydney a la calle Corrientes

Por Esteban Rico (SentidoG)

Juan Gil Navarro y parte del elenco de "Priscilla, la reina del desierto" que se estrena el 5 de febrero en el teatro Lola Membrives.

Juan Gil Navarro y parte del elenco de “Priscilla, la reina del desierto”. Estreno 5 de febrero en el teatro Lola Membrives.

“Las aventuras de Priscilla, reina del desierto” es un film australiano de Stephan Elliott estrenado en el año 1994 y que rápidamente se convirtió en un icono para la comunidad gay de todo el mundo. La película es una suerte de road movie en la que tres transformistas, dos de ellos gays (Adam y Tick) y una transexual (Bernadette), recorren el desierto australiano en un autobús destartalado rumbo a Alice Springs, donde montarán un show de drag queens en un complejo hotelero.

Una década más tarde, Elliott y el escritor y productor escocés Allan Scott, adaptaron la película al formato de comedia musical y la estrenaron en Sydney en el año 2006. La obra fue un éxito y desde ese entonces, ha tenido versiones en diferentes lugares del mundo como Nueva Zelanda, Londres, Toronto, Broadway, Milán, Roma, San Pablo y Estocolmo. La última ciudad en subirse al colectivo de Priscilla es Buenos Aires, donde podrá verse a partir del miércoles 5 de febrero en el teatro Lola Membrives.

Bajo el nombre “Priscilla, la reina del desierto” llega la puesta local de la mano del productor Gabriel García, con dirección de Valeria Ambrosio (“Mina… che cosa sei?!?” y “Rent”) y la dirección musical de Gaby Goldman (“Más de 100 mentiras”, “El cabaret de los hombres perdidos“, “Forever Young” y “Casi Normales”, entre muchas otras). Los roles principales están interpretados por Pepe Cibrián Campoy (Bernadette), Juan Gil Navarro (Adam) y Alejandro Paker (Tick).

El elenco se completa con Mirta Wons y Omar Calicchio junto a un ensamble conformado por Sabrina Artaza, Florencia Benítez, Claudia Tejada, Gisela Lepio, Romina Groppo, Daniela Pantano, Jessica Abouchain, Marisa Di Pietro, Karina Barda, Jimena González, Esteban Provenzano, Emanuel González, Pablo Juin, Emmanuel Robredo, Adrián Scaramella, Luis Podestá, Ignacio Pérez Cortés y Juan José Marco, ganador del premio Hugo a la mejor labor masculina en ensamble el año pasado.

La semana pasada se realizó una presentación para la prensa en la cual se representaron tres cuadros de la obra: la partida del colectivo bautizado Priscilla al ritmo de “Go West” de Village People, Gil Navarro interpretando “Material Girl” de Madonna (¡con peluca rubia y vestido rosado como en el video-clip!) y el funeral del marido de Bernadette al son de “Don’t Leave Me This Way”, el clásico de Thelma Houston.

Luego de la breve función, SentidoG tuvo la oportunidad de charlar con dos de los protagonistas de Priscilla, el legendario Pepe Cibrián Campoy y el talentoso Juan Gil Navarro. Alejandro Paker no estuvo presente en el evento debido a un problema de salud.

 

¿Creen que la sociedad argentina está más preparada para ver este tipo de obras donde se tratan temáticas gays y trans?

Pepe Cibrián Campoy: La sociedad lo estuvo cuando se estrenó “La Jaula de las Locas” hace 30 años. En la sociedad hay grupos que están preparados básicamente para ver algo como Priscilla. Esta obra no tiene tanto que ver con la pelea por nuestros derechos, que es algo que yo hice públicamente. No es una obra de homosexuales aunque los personajes lo sean; es una obra sobre la discriminación. Y esto creo que es lo que más nos queda a nosotros como actores.

¿Les parece que la sociedad está más receptiva luego de la aprobación de leyes igualitarias para la comunidad LGBT?

PCC: Yo creo que la Argentina es un país muy surrealista, sacó esa ley en un momento en el que nadie hubiese pensado que iba a salir. Tenemos una sociedad que le teme mucho a la palabra ‘discriminación’. Esto va a llevar un proceso largo, es humano, es lógico. Porque de hecho, la ley de matrimonio igualitario y la ley de identidad de género ya están plantadas en la sociedad. Creo que es algo de lo que ya no se habla, ya está.

Pepe, ¿cómo te sentiste al ser dirigido, siendo que estás acostumbrado a ser el que dirige?

PCC: ¡Tan cómodo! ¡Qué placer, no tener que preocuparme de nada! Muy placentero, además muy bien dirigido por Valeria. Y además, estoy al lado de dos compañeros maravillosos con los que nos divertimos, lloramos, nos emocionamos. Desde el primer o segundo día nos llevamos bien, porque sino es muy difícil.

Juan, ¿cómo te preparaste para componer a un personaje que no solamente es gay, sino que además es transformista?

Juan Gil Navarro: Muy liberado. En realidad primero fue pensar si lo podía hacer, después charlar con gente a quien respeto mucho y pedirles su opinión. Y cuando me dijeron ‘¿por qué no te dejás de joder y te divertís un poco y probas?’ me di cuenta que tenían razón. Y recién pensaba, más allá de mirarla a Madonna en una cantidad de recitales, desde los primeros como el del 87 en Japón y estudiarle los movimientos y verla moverse en el escenario, es como tener el ego de un rockstar ahí arriba.

Además de Madonna, ¿qué otras influencias tuviste para componer tu personaje?

JGN: Hay un cantante inglés que se llama Robert Plant, que es un tipo que ahora tiene 65 años , pero verlo a él con 25 años al frente de Led Zeppelin haciendo algo con el cuerpo en una Inglaterra que lo reventaba a cascotazos… Es muy interesante porque es mucho más que ser o no ser gay. Tiene que ver con otra cosa, es ser uno o no ser uno. Y en esos términos shakesperianos deviene todo lo demás. Si uno se anima primero a ser, Dios y el diablo ya no existen después. Pero hay que animarse primero a ser.

Ya son varios personajes gays que has hecho en un corto lapso (Graduados, Cock, ahora Priscilla), ¿por qué crees que te eligen para componer esta clase de personajes?

JGN: La verdad que el hecho de que los productores vean en mí la capacidad de tener una vulnerabilidad que me permite hacer un papel u otro es un lujo, un placer, un privilegio, sobre todo en los tiempos que corren. Generalmente uno corre más el riesgo de encasillarse que de conseguir versatilidad en la oferta de papeles.

PCC: Lo que pasa es que nosotros somos actores. Si yo tengo que hacer un nazi, lo haría a menos que la obra hablase a favor de los nazis. O si fuese una obra que hablase en contra de los gays creo que Juan tampoco la haría. Somos actores y hacemos de todo. En este caso yo además soy gay, entonces lo puedo vivir desde otro lugar. Pero en el caso de mi personaje, yo no me siento gay, me siento mujer. Yo no soy gay, yo soy mujer, soy Bernadette. Juan es gay, yo no. Esa es la diferencia entre su personaje y el mío.

¿Qué expectativas tienen de la repercusión que pueda llegar a tener la obra?

PCC: Yo creo que va a deslumbrar mucho al público.

JGN: Me gustaría que la gente salga de acá diciendo ‘pasé un momento tan grato, pagué una entrada y lo que pagué se ve en escena, me lo dan los actores, me lo da la música, me lo da la escenografía…’ Es como ir a comer. ¿Viste cuando pagas un plato de comida y lo que queres es salir satisfecho del lugar? Bueno, este es un plato que genera esa satisfacción.

 

 “Priscilla, la reina del desierto” se estrena el miércoles 5 de febrero en el teatro Lola Membrives. Funciones de miércoles a domingos. Entradas en venta por Ticketek.

Tu comentario

commentario(s)




Etiquetas:

Leave a Comment