Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » .resaltado » “La comunidad gay está más preocupada por el matrimonio que por el VIH”

“La comunidad gay está más preocupada por el matrimonio que por el VIH”

Fuente: El Mundo

Onusida ha dado a conocer esta semana su informe más completo sobre la epidemia. Preocupa el crecimiento de nuevos casos en varones homosexuales en Europa

Onusida ha dado a conocer esta semana su informe más completo sobre la epidemia. Preocupa el crecimiento de nuevos casos en varones homosexuales en Europa

El brasileño Luiz Loures trabaja en el organismo de Naciones Unidas para la lucha contra el VIH (ONUSIDA) desde 1996, pero antes, y como médico, vio sus primeros casos del virus en la década de los 80, cuando la epidemia mostraba su peor cara. Por eso habla sin pelos en la lengua y lanza un mensaje a los jóvenes gays europeos, entre quienes más está creciendo la infección en el Viejo Continente.

ONUSIDA ha hecho público esta semana uno de los informes más completos de la situación de la epidemia, en vísperas de la XX Conferencia Internacional de SIDA que arranca este domingo en Melbourne (Australia); una conferencia marcada por el luto en torno a los científicos fallecidos en el avión de Malysia Airlines derribado el pasado jueves.

 

¿Cuál es el mensaje principal de este informe?

Estamos progresando, hemos avanzado pero todavía no hemos llegado. La epidemia de VIH sigue, con nuevos desafíos que debemos tener en cuenta. Tenemos una oportunidad de acabar con el VIH, sabemos lo que tenemos que hacer, tenemos el conocimiento, la tecnología… Si hacemos lo que se debe hacer en los próximos cinco años, en el año 2030 podríamos terminar con la epidemia del SIDA.

¿No le parece que dar esa fecha, con 35 millones de portadores y dos tercios de pacientes sin tratamiento aún, es ser demasiado optimista?

Sí, ésa es una manera de mirar el informe, el más completo que hemos realizado hasta la fecha. Hay muchos pacientes aún sin tratamiento y portadores que desconocen su estatus. Pero otra forma de mirar los datos es viendo los progresos que hemos hecho en las regiones más afectadas. Sudáfrica es aún el epicentro de la epidemia, pero los resultados en el continente africano son más positivos que en el resto del mundo. Pero si mira fuera de allí, en Europa, en las Américas (de EEUU hasta Chile), en Europa del Este (principalmente en Rusia), Oriente Medio… La epidemia sigue en crecimiento. Y ése es en la actualidad el reto que tenemos.

El año pasado se hizo mucho énfasis en el mensaje de que era posible curar el SIDA, pero el caso reciente de la niña de Mississippi ha sido un jarro de agua fría. ¿También hay se ha pecado de optimismo?

Desde luego no es necesario esperar a que llegue una cura para el VIH para acabar con la epidemia. Podemos bajar los niveles de la infección a niveles no epidémicos. No quiere decir que el VIH no vaya a seguir con nosotros, pero sabemos que si tratamos a gran escala a los pacientes que lo necesitan, podemos prácticamente frenar la transmisión de la infección. En África, en la actualidad, el 90% de los pacientes que conoce su estatus recibe antirretrovirales; yo me acuerdo de cuando no había ni uno solo, al principio de la epidemia. El problema en la actualidad son los pacientes que tienen el virus pero no lo saben, y los que lo saben pero no reciben tratamiento.

Fuera de África la epidemia crece sobre todo en hombres que tienen sexo con hombres, ¿cuáles creen que son las razones? ¿No debería esta población conocer ya los riesgos del virus y estar protegida?

Para mí ésa es la pregunta del día, del año 2014. ¿Por qué crece en VIH sobre todo en hombres gays jóvenes? Creo que una de las razones es que ellos no vivieron la epidemia que yo viví en los 80 y por eso tienen una idea más complaciente del virus, porque el VIH ya no tiene la cara de sufrimiento y de muerte que tenía antes. Pero eso es una ilusión, porque sigue siendo un virus mortal. Otra de las causas tiene que ver con la movilidad. Hoy en día, según un estudio de ONUSIDA, el 60% de los encuentros sexuales entre varones homosexuales se conciertan a través de internet, de sitios de citas. Y todavía no tenemos adecuados programas de prevención para difundir mensajes a través de estos sitios como sí tienen, por ejemplo, países como Holanda. Además, existe una gran movilidad entre los jóvenes gays, que pueden tomar un vuelo barato de fin de semana para viajar a las grandes ciudades europeas. Y esa movilidad le da una nueva dinámica al virus. La comunidad gay fue la primera en movilizarse por el SIDA, todo lo que tenemos empezó gracias a ellos. Pero tengo la impresión -y esto puede sonar polémico- que la comunidad gay está ahora más preocupada por el matrimonio homosexual y el VIH ya no importa más. Pero esto hay que decirlo, porque supone una amenaza para toda una generación de jóvenes.

Otro mensaje del informe se dirige a los países europeos que niegan los antirretrovirales a los inmigrantes ilegales…

Sí, el segundo colectivo en el que más crecen las infecciones en Europa -después de los homosexuales- son los inmigrantes. Desde el punto de vista de salud pública, no se puede distinguir la atención al inmigrante; en primer lugar teniendo acceso al test diagnóstico. Pero si la población indocumentada no tiene acceso a los servicios sanitarios, se esconde, y no hay nada peor para la una epidemia como el SIDA. No se pueden negar los servicios de salud.

Tu comentario

commentario(s)




Etiquetas:

Leave a Comment