Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » .resaltado » ‘La Europa de los maricas’ expone la homofobia en Grecia

‘La Europa de los maricas’ expone la homofobia en Grecia

Fuente: El Confidencial

Manifestantes ante el Parlamento griego durante las celebraciones del Orgullo Gay 2012 en la plaza Syntagma, Atenas. (Imagen: EFE).

Manifestantes ante el Parlamento griego durante las celebraciones del Orgullo Gay 2012 en la plaza Syntagma, Atenas. (Imagen: EFE).

 

“¡¡De la Europa de los estados nación a la Europa de los maricas!! ¡¡El Primer Ministro de Luxemburgo se comprometió con su amado!!”. Fueron dos frases en Twitter, pero suficientes para crear un problema diplomático entre Grecia y Luxemburgo. El polémico mensaje fue emitido el pasado 27 de agosto por el diputado heleno Nikos Nikolopoulos, un independiente exintegrante del partido conservador de gobierno, la Nueva Democracia del primer ministro Antonis Samaras. Su destinatario fue Xavier Bettel, el primer ministro de Luxemburgo. El político centroeuropeo, abiertamente homosexual, había declarado en Twitter su intención de hacer valer la nueva ley de matrimonio entre personas del mismo sexo aprobada en su país para casarse con su pareja.

Lo que inició como una disputa en la red social de mensajes cortos acabó volviendo a poner en boca de la opinión pública la intolerancia contra las diferentes opciones sexuales en Grecia, uno de los pocos países de la Unión Europea donde no está contemplada la unión civil o de hecho para la comunidad LGBT.

A la mayoría de sus integrantes en el país heleno no les ha sorprendido la actitud del diputado Nikopoulos. Para algunos la discriminación no es algo puntual, sino diario. “Nos gritan en la calle, nos discriminan en los servicios públicos, es posible que no nos atiendan en algún bar, que la policía nos trate mal, y posiblemente hemos sufrido acoso escolar, aunque la mayoría de homosexuales lo aceptamos y decimos que está todo normal”, lamenta Yorgos Jaronis, administrador de la asociación Colour Youth contra la exclusión.

Actitudes más normalizadas en el resto de Europa parecen seguir siendo tabú en Grecia: “No es común que vayamos de la mano de nuestro novio o novia si nos gustan las personas del mismo sexo. Tampoco en lugares públicos como los bares (excepto en bares de lesbianas y gays) la gente que se quiere expresa sus sentimientos y, si lo hace, puede esperar ser enfrentados con rabia por otros. Muchos integrantes de la comunidad LGBT no actúan abiertamente en su familia, barrio o en el lugar donde trabajan”, admite también Nikos Jatzitrifon, líder de la asociación ‘Sympraxi’.

Esa tensión ha desembocado, en ocasiones, en violencia. Colour Youth registró hasta 22 ataques violentos a homosexuales en 2013. Este verano ha sido especialmente difícil para la comunidad LGBT. Se han registrado cinco incidentes graves. Uno de ellos ha sido protagonizado, aparentemente, por la policía. Un grupo de diez agentes habría atacado verbalmente a dos homosexuales cuando iban cogidos de la mano por las calles de Atenas. Cuando los hombres protestaron, según su relato, uno de los policías habría agarrado a uno de ellos de la mano y lo habría puesto contra un muro: “Esto es violencia real”, le habría dicho el oficial.

La existencia de grupos radicales preocupa a los integrantes de la comunidad LGBT. Los neonazis ya han amenazado a la comunidad homosexual en el pasado. Causó controversia mundial el lanzamiento de octavillas en las zonas donde se congrega la comunidad LGBT. En ellas podía leerse: “Sois los siguientes”. Tras los inmigrantes, se entiende. “Hay una falta de interés político en hacer algo contra la violencia. La mayoría de ataques, además, no se denuncian”, lamenta Jaronis, de Colour Youth.

Los radicales parecen compartir parte de sus ideales contra la comunidad LGBT con algunas personalidades del alto clero ortodoxo en Grecia. Los grandes cargos del patriarcado han alzado duramente su voz contra la homosexualidad en varias ocasiones. Una de las últimas polémicas tuvo lugar en Salónica, durante la celebración del festival del orgullo gay local, a inicios de verano. El arzobispo de la ciudad, conocido como Anthimos, calificó el evento como “una desgracia y un desafío” y la homosexualidad como “una perversión de la existencia humana”.

La opinión de la Iglesia Ortodoxa tiene una gran influencia en una sociedad donde, según los expertos, existe un gran sentido de la masculinidad. Un concepto de virilidad que es también utilizado en clave política: “un nacionalista siempre te dice que si estuvieras en un país islámico estarías muerto”, desvela Janoris, el activista de Colour youth. “La mayoría de los homosexuales incluso temen ir a los festivales del orgullo y no se caracterizan como femeninos. Existe una gran homofobia interna, entre quienes actúan de manera femenina y quienes no”, lamenta.

Tu comentario

commentario(s)




Etiquetas:

Leave a Comment