Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » .resaltado » Documento del Vaticano incluye visión sobre uniones gays

Documento del Vaticano incluye visión sobre uniones gays

Fuente: La Nación, InfoNews

El sínodo de obispos se interrogó por primera vez sobre cuál debe ser la actitud más correcta y realista de la Iglesia hacia las parejas homosexuales y sus hijos. Asimismo explican que las uniones gays no se pueden equiparar al matrimonio entre hombre y mujer.

El sínodo de obispos se interrogó por primera vez sobre cuál debe ser la actitud más correcta y realista de la Iglesia hacia las parejas homosexuales y sus hijos. Asimismo explican que las uniones gays no se pueden equiparar al matrimonio entre hombre y mujer.

Muchos ya lo están calificando como un “terremoto pastoral”. El sínodo de obispos dio a conocer ayer la denominada Relatio post Disceptationem (informe después de la discusión), un borrador del documento final que sorprendió por una apertura sin precedente hacia los homosexuales y porque subrayó “lo positivo” que hay en las parejas de hecho.

Las personas homosexuales tienen dones y cualidades para ofrecer a la comunidad cristiana. ¿Estamos en grado de recibir a estas personas, garantizándoles un espacio de fraternidad en nuestras comunidades? A menudo desean encontrar una Iglesia que sea casa acogedora para ellos. ¿Nuestras comunidades están en grado de serlo, aceptando y evaluando su orientación sexual, sin comprometer la doctrina católica sobre la familia y el matrimonio?” Éstas son algunas de las frases del informe, que resume las discusiones que los 191 padres sinodales tuvieron la semana pasada sobre temas antes considerados tabú y que hacen a la familia de hoy.

“La cuestión homosexual nos interpela a una reflexión seria sobre cómo elaborar caminos realistas de crecimiento afectivo y de madurez humana y evangélica integrando la dimensión sexual. Por lo tanto, se presenta como un importante desafío educativo”, agrega el documento, que, de todos modos, reitera el no de la Iglesia a cualquier equiparación del matrimonio entre un hombre y una mujer con las uniones gay.

Aunque se trata de un borrador, el texto representa un verdadero giro para la Iglesia Católica, según los expertos. Nunca antes se había visto, en negro sobre blanco, un lenguaje y un tono tan compasivos, abiertos y poco severos en un documento del Vaticano.

En la asamblea de obispos de todo el mundo, que tiene lugar a puertas cerradas, de hecho, muchos padres sinodales habían reclamado la semana pasada el uso de un lenguaje distinto, menos condenatorio, evitando por ejemplo hablar de “desorden intrínseco” al referirse a los homosexuales.

Ésa fue la frase usada por Benedicto XVI, papa emérito, en un documento escrito antes de su elección, cuando todavía era el cardenal Joseph Ratzinger y dirigía la Congregación para la Doctrina de la Fe.

Tras reconocer que la familia está en crisis debido a diversos factores -individualismo exasperado, soledad e impotencia ante una realidad socioeconómica difícil-, que aumentaron tanto las parejas de hecho en todo el mundo como los divorcios, el documento borrador llama la atención al hablar de “lo positivo” que hay en las uniones civiles y en las convivencias. Un hecho sin precedente.

“Una sensibilidad nueva de la pastoral actual consiste en acoger la realidad positiva de los matrimonios civiles y, reconociendo las debidas diferencias, de las convivencias”, indica el texto, que asegura que también en las uniones de hecho “es posible acoger los valores familiares auténticos, o al menos el deseo de ellos”.

“Es necesario que el acompañamiento pastoral parta siempre de estos aspectos positivos”, subraya asimismo, al llamar a abordar todas estas situaciones “de manera constructiva, buscando transformarlas en oportunidad de camino hacia la plenitud del matrimonio y de la familia a la luz del Evangelio”.

Más allá de la apertura que pudo advertirse a lo largo de toda la Relatio post disceptationem, al tratarse de un borrador -que seguramente habrá espantado a los sectores más conservadores-, habrá que ver cuánto cambiará y cómo terminará siendo el documento final (Relatio synodi), que deberá ser votado este sábado.

 

Respuesta del colectivo LGBT

Frente a este debate que se produjo en el Vaticano en relación a presuntos cambios en la Iglesia Católica para con las minorías sexuales, el presidente de la Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Gisexuales y Trans (FALGBT), Esteban Paulón, expresó: “La jerarquía católica sigue proponiendo un régimen de apartheid para nuestras familias, lo cual marca la falta de voluntad en el seno de la dirigencia católica para un cambio real y profundo que termine con siglos de discriminación, humillación y violencia hacia lesbianas, gays, bisexuales y trans.”

Asimismo agregó que “no alcanza con declaraciones de ocasión que sólo intentan maquillar la histórica posición de las altas autoridades que ha sido, y es de discriminación y violencia. Cada día alrededor del mundo, referentes de la Iglesia Católica apañan a los regímenes que penalizan y criminalizan a la diversidad sexual, encubren a pederastas y abusadores y promueven la violencia social e institucional hacia nuestro colectivo”.

Por su parte, César Cigluitti, presidente de la Comunidad Homosexual Argentina (CHA), manifestó lo siguiente: “Que la iglesia vaticana esté realizando un debate incluyendo a nuestras parejas y familias es algo novedoso y necesario. Especialmente por el impacto que este gesto tiene en todo el mundo. Hay que resaltar que hasta el día de hoy el Vaticano nos define en sus documentos (como el Catecismo) como una desviación de la naturaleza y que en Argentina desde hace más de 3 años, podemos casarnos y formar nuestras familias. Sostenemos la separación de Iglesia y Estado. Es esa separación de ámbitos diferentes lo que nos permite tener leyes como la ley de Unión Civil, Matrimonio Igualitario e Identidad de Género en un estado democrático donde se debe preservar la pluralidad y la diversidad.”

Pedro Paradiso Sottile, secretario de la CHA dijo: “El camino de la CHA desde hace 30 años es lograr más igualdad, más libertad y más democracia en la construcción de un derecho constitucional de familias, respetando la visión de los derechos humanos y su efectiva garantía, incorporando la autonomía, las libertades personales y la no discriminación en un estado laico.”

Tu comentario

commentario(s)




Etiquetas:

Leave a Comment