Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » Internacional » Europa » Papa Francisco rechaza embajador de Francia por ser gay

Papa Francisco rechaza embajador de Francia por ser gay

Fuente: Clarin, EFE, La Nación

Afirman que el papa Francisco negó el plácet a embajador francés porque sería gay. Lo asegura el diario francés Journal Du Dimanche. El candidato, Laurent Stefanini, un alto cargo de la cancillería francesa ya tendría asignado otro destino en Europa.

Afirman que el papa Francisco negó el plácet a embajador francés porque sería gay. Lo asegura el diario francés Journal Du Dimanche. El candidato, Laurent Stefanini, un alto cargo de la cancillería francesa ya tendría asignado otro destino en Europa.

Bajo el título, “Embajador gay en el Vaticano, no”, el prestigioso dominical francés, Journal du Dimanche, afirma que el papa Francisco se niega a validar la elección de François Hollande para el embajador en Francia ante la Santa Sede. El candidato, Laurent Stefanini, un alto cargo de la cancillería francesa, sería homosexual. Y ya tendría asignado otro destino en Europa.

Según el JDD, el embajador elegido el 5 de enero por Hollande para el Vaticano no será arpobado por Francisco. La Santa Sede ha entrado en “período de silencio”. Y queda claro que Francia debe hacer una nueva propuesta.

Ya hay dos nombres nuevos en danza, informa el Journal. “Ambos están casados y son padres de familia”, detalla.

Stefanini, jefe de Protocolo del Eliseo, y que había sido designado en absoluto silencio, ya estaría en carrera para otro destino en Europa. “Más al norte”, dice el JDD.

El Journal sostiene que según lo publicado por Le Canard Enchaîné, el Vaticano no lo quiere “porque sería… gay”.

El presidente francés, muy contestado dentro de su país, busca en el ejercicio asertivo de la diplomacia una vía de escape a sus angustias domésticas, pero se ha topado con un escollo donde probablemente no lo esperaba: en el Vaticano.

Un conflicto en sordina, larvado desde hace tres meses, ha acabado estallando esta semana, cuando se conoció que la Santa Sede se niega por ahora a conceder su beneplácito al nuevo embajador francés ante el Vaticano, Laurent Stefanini, abiertamente homosexual.

Las credenciales católicas de Stefanini, jefe de protocolo del Ministerio de Exteriores, quedan fuera de duda.

Católico practicante, cuenta incluso con el aval del cardenal de París, André Vingt-Trois, quien le administró en persona el sacramento de la confirmación.

El diplomático fue, además, “número dos” de la legación vaticana desde 2001 hasta 2005, y no ha militado de forma activa o pública por los derechos de los homosexuales.

Sin embargo, la Santa Sede da por ahora la callada como única respuesta a la designación de Stefanini por parte del Consejo de Ministros, el pasado 5 de enero, en sustitución de Bruno Joubert.

Pero si el Vaticano se niega a dar al diplomático el visto bueno que normalmente requiere la designación de un nuevo embajador, París tampoco da su brazo a torcer. “No cambiaremos de candidato”, señalan fuentes del Palacio del Eliseo. “Es uno de nuestros mejores diplomáticos y cumple todos los requisitos para desempeñar el cargo”, indican fuentes próximas a Hollande citadas por el diario católico La Croix.

En el Quai d’Orsay, sede del Ministerio galo de Exteriores, se aboga por gestionar el asunto de forma discreta, de forma que no se abra un indeseado foco de conflicto en un momento en que la diplomacia francesa tiene frentes abiertos en medio mundo.

El Elíseo no está interesado en abrir un conflicto diplomático con la Santa Sede, aunque sabe bien, por experiencia propia, que tampoco le será fácil imponer su voluntad.

En 2007, bajo la presidencia de Nicolas Sarkozy, Francia ya trató de designar como embajador en el Vaticano a Jean Loup Kuhn-Delforge, también homosexual.

A diferencia de Stefanini, soltero, Kuhn-Delforge vivía con su compañero, con quien se había registrado como pareja de hecho.

Pasó más de un año para que Francia renunciase a seguir adelante con su designación y buscase a otro candidato aceptable para la Santa Sede.

La sensibilidad que ha mostrado en sus palabras y sus actos el papa Francisco hacia la presencia de los gays en la Iglesia católica añade incertidumbre al nuevo pulso, detrás del cual algunos han querido ver la mano de los sectores más ultraconservadores en Francia.

 

¿Quién es Laurent Stefanini?

Respetado diplomático, católico practicante, discreto y con experiencia en el Vaticano. A primera vista el perfil de Laurent Stefanini, de 54 años, parece especialmente adecuado para el puesto de embajador de Francia ante la Santa Sede.

Pero han pasado tres meses desde que Francia anunció su nombramiento y el Vaticano todavía no lo ha aprobado. Se trata de un periodo de tiempo inusualmente largo en estos casos.

La razón, según medios franceses e italianos que han investigado el caso, sería la homosexualidad de Stefanini, un impedimento insalvable para el Vaticano. La Santa Sede, sin embargo, guarda silencio públicamente. “Sin comentarios”, se limitó a responder una portavoz ante las preguntas de BBC Mundo.

El 5 de febrero Stefanini fue invitado a un encuentro con el nuncio apostólico de París, el arzobispo Luigi Ventura. En ese encuentro Ventura pidió en persona a Stefanini que renuncie al puesto, según el diario italiano La Stampa.

Pero éste respondió que el nombramiento no era decisión suya, sino del gobierno francés. La forma en que el Vaticano ha intentado resolver la situación, intentando convencer al candidato a embajador en una charla privada informal, es una señal de lo “delicado” del caso, según este mismo medio.

No es la primera vez que el Vaticano rechaza a un candidato a embajador por ser gay o por estar divorciado. Stefanini, sin embargo, no convive con nadie, no tiene hijos y nunca se ha casado. Además tampoco ha defendido abiertamente los derechos de los homosexuales y su fe católica es conocida.

El diario italiano Il Messagero lo describe como “un católico practicante, muy cultivado, de absoluta discreción”. Por si fuera poco, el diplomático conoce bien el Vaticano, donde fue segundo de abordo en la embajada francesa entre 2001 y 2005.

Cuando el papa Francisco visitó Francia en noviembre pasado, fue Stefanini el encagado de recibirle en el aeropuerto en nombre del presidente francés. Pero esto no habría impedido que fuera el mismo Francisco el que tomara la decisión de no aprobar su nombramiento como embajador, según el JDD.

Y eso a pesar de que dos importantes figuras de la Iglesia, el cardenal y arzobispo de París, André Vingt-Trois y Jean Louis Touran, camarlengo de la corte papal, habrían intentado interceder en favor del diplomático, siempre según el mismo diario.

 

Tu comentario

commentario(s)




Etiquetas:

Leave a Comment