Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » Política y activismo » Designaron a la primera funcionaria transexual de la Argentina

Designaron a la primera funcionaria transexual de la Argentina

Fuente: Diario Veloz, La Izquierda Diario

La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, nombró a Mara Pérez Reynoso como Coordinadora Nacional de Diversidad.

La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, nombró a Mara Pérez Reynoso como Coordinadora Nacional de Diversidad.

La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich designó a tres dirigentes de la sociedad civil para que ocupen cargos en las áreas de violencia institucional, género y diversidad del organismo que dirige. Lo destacado del anuncio es que a cargo de la Coordinación Nacional de Diversidad se designó a la primera funcionaria transexual de la historia argentina.

Se trata de Mara Pérez Reynoso, comunicadora social, quien es una dirigente trans que se desempeñaba hasta ahora como vicepresidenta de Unión PRO Diversidad.

En diálogo con Mendoza Post, la dirigente trans explicó: “Es verdad que me ha costado mucho llegar a este lugar, pero mi esperanza de cambio y mi espíritu de lucha por lo justo siguen latentes y más presentes que nunca. El haber empezado a militar a los 11 años hace que ame la política”.

El resto del equipo que trabajará en materias de igualdad de género y diversidad son Daniel Barberis y Carolina Barone. Barberis estará a cargo de la Dirección de Violencia Institucional y los Delitos de Interés Federal. El dirigente social es presidente del Instituto Latinoamericano para la Paz y la Ciudadanía y fue vicepresidente de la comisión redactora de la ley que creó el Instituto Nacional contra la Discriminación (Inadi).

 

Cuando la “visibilidad” trans es funcional a Macri

Mara Pérez Reynoso, es una dirigente de 26 años nacida en Coronel Martínez de Hoz, un pueblo ubicado entre Lincoln y Pehuajó, en el noroeste de la provincia de Buenos Aires. Pérez Reynoso empezó a militar en política en el ARI y se incorporó al PRO a fines del 2013, cuando Bullrich se sumó al partido de Macri. Es comunicadora social y se define como “republicana” y “defensora de la libertad de todas las personas”.

Después de su designación, nada dijo de la nula inserción laboral que existe para las personas trans, no hizo mención al promedio de vida de 35 a 40 años. Lejos de salir a pelear para que se cumpla el cupo laboral trans, de acuerdo a ley que se votó por unanimidad el pasado 17 de septiembre de 2015, apoya los despidos masivos de Cambiemos.

Tal como lo refleja en su cuenta de twitter, adhiriendo sin objeciones la política de despidos que encabeza Mauricio Macri, participó de los comentarios gorilas que se dispararon en las redes sociales contra los supuestos “ñoquis”.

Capture

Incluso su apoyo alcanzó al nuevo intendente Martiniano Molina, el mismo que dio vía libre para que el Concejo Deliberante apruebe en el presupuesto 2016 un incremento del 30 % de su sueldo que asciende a $ 112.000 (bruto) más 50 % adicional en “gastos de representación”.

La nueva funcionaria en su cuenta de twitter no menciona los comentarios transfóbicos del intendente de la Plata que dijo que en vez de darle trabajo a una travesti le daría ayuda psicológica.

Oculta con absoluta conciencia los dichos de su referente político Mauricio Macri cuando allá por el 2008 quería que las travestis “fueran trasladadas” a 3 de febrero para que se prostituyan. Decisión tomada con el aval del medieval código contravencional, puesto que según Mauricio “tienen que estar a más de 100 metros de distancia de donde vive la gente, el Código de Contravenciones porteño dispone de un mínimo de 200 metros”.

No mencionó a Choco Bar, ni a Bella Inostroza. Mucho menos arenga para que este 8 de marzo las calles se llenen al grito de: #NiUnaMenos. Pero sí, comparte el espacio con María Eugenia Vidal, ferviente católica y egresada de la UCA. Se ve que a ella la transfobia de la institución retrógrada que defienden sus compañeros de “equipo” no le generan ningún tipo de contradicción.

Cambiemos apuesta a otro cuadro de derecha escondido en un discurso que pretende ser “transfriendly” y que sin embargo no tiene en cuenta al pueblo, los jóvenes precarizados y la diversidad sexual. Ser transexual en este caso no es sinónimo de lucha contra el “sentido común”, por el contrario esta activista apoya a un gobierno republicano de empresarios que despide, amenaza con la represión y ajusta las cuentas a favor de las empresas capitalistas.

Tu comentario

commentario(s)




Etiquetas:

Leave a Comment