Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » Suplementos » Espectaculos » Cine: La visita

Cine: La visita

Por Leandro Fogliatti (SentidoG)

El esperado regreso de un hijo para el funeral de su padre, agita el hermético ambiente familiar al volver convertido en hija, en una casa donde las mujeres residentes creían necesitar de los hombres para poder sobrevivir.

El esperado regreso de un hijo para el funeral de su padre, agita el hermético ambiente familiar al volver convertido en hija, en una casa donde las mujeres residentes creían necesitar de los hombres para poder sobrevivir.

La joven Elena regresa al hogar donde creció -una casona en un ámbito rural de Chile- para asistir al funeral de su padre. Allí se reencontrará con su madre y su hermana, que trabajan al servicio de los residentes del lugar, una familia conservadora compuesta por un matrimonio tradicional, tres hijos y una abuela. Los residentes de la casona reciben a Elena con desconcierto, porque la última imagen suya que recuerdan es la de su partida, cuando todavía se llamaba Felipe. Así se presenta La visita (2014), largometraje del chileno Mauricio López Fernández, en co-producción con Argentina, que desde el 3 de marzo puede verse en las salas de Buenos Aires.

En un principio, nadie parece cuestionar la presencia de Elena. Sin embargo, durante los días en que se vela y se da entierro al cuerpo del padre, los personajes de esta historia se embarcan en una intensa negociación por la identidad del hijo pródigo. Y es que Elena regresa a un entorno que la reclama como hombre, una casa en donde lo masculino parece condenado a perecer (mientras que Coya atraviesa el duelo por la muerte de su marido, la señora de la casa percibe con desesperación la indiferencia del suyo), y donde los espacios femeninos ya están ocupados (la hermana seduce a un plomero en el que Elena se había fijado cuando ocasionalmente ingresa a la casa, arrebatándoselo).

Paradójicamente, las mujeres de esta casa creen necesitar de los hombres para sobrevivir, lo que las embarca en una situación de desesperación que se refleja en las elecciones de dirección y montaje: mientras que a las dos niñas del matrimonio se les dedica tan solo un par de tomas y su presencia en la historia luce accesoria, el seguimiento del varón es mucho más atento. En cuanto al niño, es destacable el énfasis en su curiosidad, a partir de la cual se genera un clima de tensión cuando, por ejemplo, manipula armas de fuego o juega a vestirse con ropas de mujer.

En este contexto, y con sus propias expectativas, tanto la madre de Elena como la señora de la casa pujan por la identidad masculina de la visita. La madre descompone artefactos para que su hija los repare -una actividad que parece reservada con exclusividad para los varones- y en el contexto del funeral le pide que se vista como hombre. Y en una embestida mucho más directa y cruel, la señora de la casa profana el cuerpo de Elena, en busca de la satisfacción sexual que ya no le brinda su esposo. Este asfixiante entorno afecta a Elena, quien comienza a vestir ropas de hombre…

La visita nació como corto, pero tras su exitosa proyección en el festival LESGAICINEMAD (Madrid), López Fernández fue alentado a profundizar la historia. En la versión final, la narrativa es impulsada por un excelente triángulo actoral: la actriz trans Daniela Vega (Elena), Rosa Ramírez (Coya, la madre de Elena) y la argentina Claudia Cantero (la señora de la casa).

La visita puede verse a partir de hoy en los cines Hoyts Factory Quilmes, Monumental Lavalle y Village Avellaneda. Para más información, ingresar a la página de Facebook de la película.

Tu comentario

commentario(s)




Etiquetas:

Leave a Comment