Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » .resaltado » YessiCam era un personaje, él es Alan.

YessiCam era un personaje, él es Alan.

Por Lucas Darko – (SentidoG.com)

La televisión argentina es, fue y será un picadero. Esta frase empapela desde que tengo uso de razón la antes despensa del barrio, hoy mercado chino del barrio (de como los chinos pasaron de ser tintoreros a ser parte del BRIC).

El es Alan.

Hordas de vecinas chusmas llenándose la boca con críticas de lo que vemos, cuando con un zapping podríamos estar aprendiendo sobre culturas orientales o el ciclo de algún mineral impronunciable. Claro, el tema es que en el minuto a minuto de las góndolas de el ex chino Ming ahora llamado José, eso no garpa (¡pidocantepri!, en mi barrio Don José tuvo que cerrar su despensa cuando llegó el chino Ming que cambió su nombre a José… miedo). A lo que iba (¿los supermercados chinos pagan iva?), perdón, lo que decía: La teve argentina es, fue y será un picadero, y claro, nos encanta.

Mis meriendas con amigos pasaron de la chocolatada mirando “La isla de los Wittys” a una birra de verano siguiendo atentamente a la fauna toda del “Countdown” de MuchMusic. Alejandra Gavilanes no tenía chance contra esto.

A primera vista se los podría denominar como un freak-show, donde Santiago Del Moro y Dr Juani no se sabe si los arengaban por copados o por buscar una masacre kitsch. Como sea, a segunda vista creo que también se los podría haber denominado como un freak-show, pero ¿qué hay de malo en eso?

Ivana Cañete era una de mis favoritas con su agudo chillidito festivo, pero claro, si ella era una estrella, YessiCam era una constelación. Me podía.

Yésica de Campana cantaba, bailaba, agitaba, monologaba y se hizo un lugar en mis borrachas tardes. Si lo hacía bien o mal no es mi tarea decirlo. Es que uno no podía dejar de mirarla cuando se inmolaba con un tema de Thalía, aportó momentos épicos de la venidera cultura de tv archivo con su versión de “Me against the music” títulada “Me against the flanes” junto a Ivanca, ni hablar de la vez que se descompensó haciendo “Tell me” de una Madonna que si veía esto se hubiese descompensado el triple. En fin, como sea, YessiCam llegó y nadie podía estar ajeno al fenómeno.

Así como una drag queen es un hombre que parodia y lleva hasta el grotesco rasgos de la feminidad, Yésica asumía su rol de cómica sabiendo que más profundo que ella, más profundo que su genitalidad, quien montaba el personaje, no era Yésica (quién también era un personaje) sino que quién realmente habitaba esa mismidad, era Alan.

Hoy yo pude charlar con Alan.

Una despedida para YessiCam.

Estos días mientras contaba a quién había entrevistado noté con indignación que no todxs recordaban o habían visto esta etapa de la tv por cable. Por tanto antes de mostrarles las respuestas de Alan, les paso un poco de lo que este programa dejó como patrimonio pseudo-cultural.

A sabiendas que nunca más te vamos a ver, te saludo YessiCam y te homenajéo compartiendo algo del material que nos dejaste para engalanar nuestras redes sociales, para volver a mis tardes borrachas, para nunca olvidar el chillidito de Ivana, para poder detectar al próximo Santiago Del Moro y tomar las medidas necesarias antes de que se expanda.
Te saludo YessiCam donde sea que estes en este momento. SALUD.

YessiCam:

YessiCam en CM:

Conociendo a Alan.

Para moverme en un terreno donde claramente se lo veía cómodo, preferí enviarle las preguntas y que las responda en un video luego subido a youtube.
Su canal es una especie de bitácora donde nos muestra desde su nuevo celular, nos habla de su TRANSición, presenta a sus dos nuevos periquitos (que resultaron ser gays), todo, habla como un amigo sentado del otro lado de la mesa.
Se lo ve cálido, relajado y sin ninguna impostación, real en una construcción que para algunos atentaría contra su otra realidad. Para mí estos videos lo muestran tal y como es: un pibe de barrio, un flaco buena onda. Un potencial amigo.

1era parte:

2da parte:

Se nace o se hace.

Uno puede estar de acuerdo o no con él, es una opinión subjetiva. Lo que no se puede negar es que es bastante inspirador y buena onda su mensaje, su testimonio. Esto no es una confesión, Alan no tiene que justificarse ni darle explicaciones a nadie (el “A quién le importa?” de Thalia que cantaba YessiCam ahora él lo hace actitud), él comparte. Lo celebro. SALUD.

Reveo los videos, sus anhelos, su construcción. Reveo mi cuarto, mis anhelos, mi construcción.

Yo hace poco encontré mi lugar en el mundo, es una habitación muy chica con el techo como cielo, con una ventana para darle serenatas a mi roomie francesa. Yo ahora me pregunto cuál es mi lugar dentro de mi propia vida.

Del otro lado del mundo aparece mi husbando (una especie de marido, o algo así) australiano Andrew y vía Skype cantamos “I say a little prayer for you”, después aparece el morocho para agitar. Siento.
Yo al lado de mi ventana escribo, desde acá, desde mi cielo me convierto en una sonrisa que hace tiempo no me habitaba. Lucas in the sky with diamonds.

Bajo a la cocina para armarme una cena muy de fin de mes y pienso en Alan. En mí. En esto de “construirse”, el encontrarse consigo mismo, la genitalidad que no siempre se condice con la sexualidad, el deseo que no siempre se empata con las expectativas ajenas (ajenas), en los personajes que uno usa como escudo, en que todo parece muy complejo, mucho…

Pienso todo esto, pienso en lo demás, pienso y al final la respuesta no está en ninguno de esos pensamientos.
Dejo de pensar. Sonrío de nuevo. Siento lo que ellos me dan. Siento lo que soy.

Sonrío.SALUD.

PD: Me pregunté que sería de la vida de Ivana Cañete y miren lo que encontré:

Tu comentario

commentario(s)




Etiquetas:

Leave a Comment