Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » .resaltado » Susy Shock, trans pirada

Susy Shock, trans pirada

Por Gustavo Pecoraro – (SentidoG.com)

Susy Shock (Foto Ale Correa)

¿Dónde nace Susy?
– Soy parte de la generación de toda la movida de los 80. Desde la política encaré la militancia en el arte, no sólo por una cuestión de qué decir y cómo decir las cosas arriba de un escenario, sino también por todo lo organizativo.
En los últimos años vuelvo a la militancia en la comunidad LGTB.
La campaña por Ley de matrimonio igualitario a la que le he puesto el cuerpo, tiene algo muy importante más allá de la institución matrimonial que mucho no me interesa, y es el enemigo que se batió: la Iglesia.
Por eso a través del arte, yo creo que se habilitan otras formas de lucha. Cortazar decía que hay que prepararse desde el cambio cultural, para que suceda algo revolucionario.
Susy nace como juego personal y artístico de Daniel Bazán Lazarte dentro de las Noches Bizarras, pero fue legitimada y parida por las chicas de ALIT (Asociación de Lucha por la Identidad Travesti).
Mis referentes son Lohana Berkins, Marlene Wayar y Norma Gilardi.
Conocerlas abre un gran espacio de afectividad, donde las visitas de estas nuevas amigas a las Noches Bizarras empiezan a ser enriquecedoras para ambas partes, en una gran experiencia colectiva artística-militante.
Entonces la pregunta fue natural, ¿dónde está Susy? Si bien Susy nace como un juego personal, hay algo que yo traía reflejo de mi generación y las idas al Tigre durante la dictadura y los primeros años de la democracia donde íbamos las locas y esperábamos la última lancha para montarnos. Tenía que ver con los espacios acotados y permitidos donde poder “mariconer”, y detrás de esa palabra había todo un espacio de búsqueda que uno de cara a la sociedad no lo podía hace en esos años.
Por eso a mi me maravilla cuando veo a dos pendejos besándose, porque yo como generación no me permití.

¿Dónde está Susy ahora?
– En un camino, que yo no sé donde termina, pero que indudablemente habla de liberación y que tiene que ver con la deconstrucción de ese varón que es Daniel, en el cual estoy muy contento.
Yo no siento que estoy atrapado en otro cuerpo, ni nada de eso, aunque me reivindico trans sobre todo a partir de que conozco a Marlene y adopto su discurso político; paso a integrar Futuro Trans y manejar palabras que a mí me socorren de las preguntas ¿pero vos porqué…? ¿y qué onda? ¿y cuando salía de acá qué…?
Lo trans para mi es como un paraguas desde donde podemos enmarcarnos o desembarcarnos en todo caso. Me gusta sentir que Susy va y no saber hasta donde.
No tengo retorno, aunque no sepa muy bien hacia dónde voy, porque tengo una construcción trans en mi propia vida personal, donde he criado a mi hija con una pareja de dos seres más.
Mi vida personal, es trans.

Pero, entonces ¿Marlene y las otras chicas son como las madres de Susy…?
– Una de las cosas más importantes que sucedió fue el hecho de colectivizar la diversidad que se generó a partir de las Noches Bizarras en el local de la calle Giribone, y que se siguió y desemboca ahora acá en Burlesque, donde estamos todas mezcladas, travas y heterosexuales. Por eso ponemos en los volantes “Travas Gratis“, para que las chicas pudieran venir y se sumaran a esa diversidad y los chicos y las chicas heterosexuales que venían también se sumaran a esa diversidad.
Rompimos con esa manera de guetto de los boliches para travas, boliches para lesbianas, boliches para gays y que si alguien diferentes va a esos boliches, tal vez te miran mal.
El arte es trans también y traspasa esos guetos y esos límites.

¿Y la política en todo esto que lugar ocupa?
– Bueno, claro, están los reclamos y las políticas específicas que se armaron a través de “El Teje” (la revista de la organización Futuro Transgénerico).
Esa especificidad es realmente lo que luego hace que todo se vuelva enriquecedor.
A través de las chicas trans yo conocí a los chicos trans, que son otra realidad, porque me dio la oportunidad de ubicarme en la importancia de lo que el otro dice que es.
Más que una avanzada mía, el tema es un clima general, en el que Susy tenía que estar.
Mis poemas llegan a través de Internet al interior y cuando viajo a muchas ciudades, la gente viene a ver a Susy; y esa es mi militancia también.

Susy le está ganado a Daniel?
Artísticamente, sin duda.
Lo que ha abierto es impresionante.
Susy organizó la primer Peña Trans en el valle de Tucumán este año.
Daniel trae a Susy todo lo ideológico.
Susy, que hace su aparición como una especie de Tato Bores trava, que de a poco va desgranando la actualidad, suma cosas de la realidad y las convierte en ideología.
Susy es una síntesis de todo lo ideológico que me rodea.
No esconde nada de las ideas y suma la femineidad que elijo para contarla. Es lo que encontré para mí.
Daniel aporta a Susy todo lo recto de lo ideológico, sus elecciones, que cosas no; con Susy empecé jugando a la reina de cartón del Under y me dí cuenta que había que sumar y contar otras cosas.
También pasa por convertir, que ser trava no sea simplemente la reproducción de los mandatos femeninos que ya la mujer no quiere tener más.
Dejar de aumentar la esclavitud de lo estético. Las chicas trans, de alguna manera, quieren entrar en eso, cuando hace rato que la mayoría de las mujeres quieren salir.
De alguna manera estamos colonizadas con el supuesto deseo de ser todas Marilyn Monroe, pero nosotras venimos de Batato Barea, de Fernando Noy, del Parakultural de Urdapilleta y Tortonese.

¿Cuál es la lucha ahora?
– La pelea indudablemente es contra los prejuicios que tenemos todos adentro, también dentro de nuestra comunidad LGTB. Me parece que es una de las primeras batallas que debemos seguir haciendo.
Después tenemos que explicarle a las “doñas Rosa” por qué queremos los cambios que queremos, y a veces tenemos dentro mismo de las personas LGTB unos mandatos que son terribles.
Hay mucho miedo en realmente ser distintos.
Con el tema del debate por la Ley de Matrimonio Igualitario y la adopción, había mucha insistencia en tratar de explicar que nuestros hijos no van a ser distintos que los hijos criados por parejas de homosexuales.
Bueno, mi hija, que ahora tiene 19 años, es distinta.
Distinta y así quiero explicarlo a la sociedad.
Perdimos mucho tiempo porque no supimos tener debates amorosos.
Estamos todas y todos del mismo lado, por eso hay que perderle miedo a la pasión, y a la discusión. Se puede debatir, tener diversidad en definitiva, sin necesidad de reventar al otro.
Nuestra generación viene de no pensar. Por eso, está esta oportunidad de poder discutir y debatir ideas con amorosidad, sintiéndonos parte de un mismo bando. Tantos chicos y chicas jóvenes que nutrirán ese debate, están esperando nuestro aporte.
Tenemos como desafío, que encontrar nuevas formas de comunicación, que entre todos y todas logren seguir avanzando hacia los nuevos desafíos que tiene la comunidad LGTB.
La ley de Identidad de Género tiene que ser una posibilidad para que mejoremos las políticas LGTB. Creo que hay algunos sectores de trans, sobre todo algunos chicos trans, que no se sienten partícipes. Que se encuentran en aceptar una ley que aún ellos ni han leído. Son ellos mismo los que más apuro tienen y sin embargo son los mismos que piden que no se apure la cosa.
El gran desafío, de todas maneras, es agruparnos nuevamente.
Debemos dejar de pensar en tal o cual organización o esta Ley que es mía y no aquella que es tuya. Esa lucha de poderes que no sirve ni suma.
Estoy en alerta con eso.
Porque la realidad es que estamos discutiendo una Ley de Identidad de Género, y luego hay grupos de chicos gays que no saben lo que es un chico trans.

Susy Shock realizará Poemario Trans Pirado (Recital poético musical) el próximo jueves, 04 de noviembre a las 21hs en  Casa Brandon (Luis María Drago 236 – Buenos Aires)

Foto: Ale Correa 15 4173 1223

Tu comentario

commentario(s)




Etiquetas:

Leave a Comment