George Santos huye de los periodistas que le preguntan sobre sus 10 nuevos cargos criminales

Gabriel Oviedo

George Santos intenta ser arrogante mientras sus colegas presentan múltiples resoluciones para expulsarlo

La expulsión del representante George Santos (R-NY) de la Cámara de Representantes es cada vez más probable.

En reacción a un informe condenatorio sobre Santos elaborado por el Comité de Ética de la Cámara de Representantes, los legisladores de ambos lados del pasillo continúan presionando para que se acelere la votación sobre el asunto, y esa votación probablemente tendrá lugar a finales de semana.

Pero en medio de muchos de sus colegas que luchan por deshacerse de él, Santos proyecta arrogancia y les dice que “aguanten o se callen”.

El representante Michael Guest (R-MS), presidente del Comité de Ética de la Cámara de Representantes, presentó una resolución el 17 de noviembre (el día después de la publicación del informe) para expulsar a Santos del Congreso. Pero esta semana quedó claro que el liderazgo republicano no estaba seguro de si esa resolución se sometería a votación y cuándo. Así que el representante gay Robert García (D-CA) y el representante Dan Goldman (D-NY) decidieron forzar el tema el martes al presentar una resolución privilegiada para expulsar a Santos, lo que significa que el presidente Mike Johnson (R-LA) debe abordar el tema dentro de dos días legislativos.

Tras la resolución de García y Goldman, el representante republicano Anthony D’Esposito de Nueva York presentó una moción para que la resolución de Guest también fuera privilegiada. Si bien es posible que la Cámara decida posponer o posponer la votación (lo que requeriría un apoyo mayoritario), el creciente apoyo bipartidista para llevar una de estas resoluciones al pleno hace que sea más probable que se lleve a cabo una votación.

Incluso el propio Santos no cree que tenga posibilidades.

“Sé que me van a expulsar cuando esta resolución de expulsión llegue al pleno”, dijo Santos el viernes pasado durante un evento en las redes sociales. “He hecho los cálculos una y otra vez y no se ve muy bien”.

Sin embargo, eso no le ha impedido intentar martirizarse. “Expúlsenme y sienten el precedente para que veamos quiénes son el juez, el jurado y los verdugos en el Congreso”, escribió en X el 27 de noviembre.

El martes por la noche, Santos también habló en el pleno de la Cámara para reiterar que no renunciará. Dijo que su expulsión crearía “un precedente muy peligroso” de que “uno ya no es inocente hasta que se demuestre lo contrario” y que “como no le agradas a alguien, te pueden despedir de tu trabajo”.

También dijo que los cinco miembros de la historia que han sido expulsados ​​fueron todos condenados en los tribunales antes de sus expulsiones.

Santos ya ha sobrevivido a dos intentos de expulsarlo, la primera vez en mayo, cuando varios demócratas LGBTQ+, encabezados por García, presentaron una resolución para expulsarlo y la segunda vez a principios de este mes, después de que varios republicanos de Nueva York presentaran una resolución para expulsarlo.

Muchos republicanos que votaron en contra de su expulsión las dos últimas veces han cambiado de opinión ahora que se ha hecho público el informe del Comité de Ética de la Cámara de Representantes. El Comité de Ética de la Cámara votó unánimemente para adoptar el informe que decía que había “evidencia sustancial” de que Santos usó fondos de campaña para sus gastos personales y “buscó explotar fraudulentamente todos los aspectos de su candidatura a la Cámara para su propio beneficio financiero personal”.

Dos tercios de la Cámara deben votar para expulsar a Santos, y los republicanos tienen una estrecha mayoría en la Cámara. Si es expulsado, la gobernadora de Nueva York, Kathy Hochul (D), puede emitir una proclamación para una elección especial para encontrar a alguien que lo reemplace durante el resto de la sesión del Congreso.

Santos enfrenta un total de 23 cargos federales de fraude y delitos financieros relacionados con su campaña de 2022 para representar al Tercer Distrito del Congreso de Nueva York. El mes pasado, se declaró inocente de todos los cargos y se fijó la fecha del juicio para septiembre de 2024.