Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » .resaltado » Exitosa edición de la Vendimia Gay

Exitosa edición de la Vendimia Gay

Mendoza – (MdZol)

El espectáculo “Vendimia para todos” combinó el folklore vendimial con hitos de la cultura gay. Un romance entre cosechadores sumó conquistas históricas, como la ley de matrimonio igualitario, con los tópicos frecuentes. El brillo de los dragqueens, la precisión del ballet aéreo y la sensualidad del aquadance de Flavio Mendoza. Logros y desprolijidades de una celebración por la igualdad.

El 2010 fue un año significativo para la comunidad homosexual en Argentina y eso se vio reflejado en la última edición de la Fiesta de la Vendimia gay, que por primera vez se jugó a narrar la historia de un romance entre dos cosechadores, subió la apuesta artística en el escenario -pero también con algunos baches-, deslumbró con la performance de Flavio Mendoza para, finalmente, coronar a los nuevos soberanos: Tania León y Rodrigo Rastrilla.

“Vendimia para todos” fue el lema de la decimosexta edición de una fiesta que surgió al amparo de lo alternativo y minutos después de la oficial Fiesta Nacional en el Teatro Griego. Años después, esta fiesta dejó aquel camping en el que se inició, se mudó al Auditorio Angel Bustelo, los bailarines dejaron de correr del Parque Gral. San Martín y entendió quer para lograr cierta autonomía y jerarquía necesitaba una fecha propia, distintiva.

El espectáculo pensado por los hermanos Canci ha crecido artísticamente. De hecho, esta es la primera vez que se adopta una trama para contar una historia de amor entre dos trabajadores de la vid. Y que se reflejó en esta frase final, concluyente: “Brindamos con el vino ardiente que hicieron tus manos, las mismas que tomaron las mías”.

En ese sentido, “Vendimia para todos” -el slogan kirchnerista parace ya estar anclado en la cultura popular- jugó con una síntesis tal vez atrevida: combinar los tópicos habituales de la cultura vendimial y aquellos referentes -hitos musicales de la cultura disco e hitos corporales, como el despliegue avasallante de los dragsqueen- propios del universo gay.

Pero también, la sanción de la ley de matrimonio igualitario fue una de las ideas fuerzas que atravesó el espectáculo. Y que tomó la palabra cuando se narró el conflicto de la pareja protagonista: “No pensaron que el amor no distingue géneros ni razas”, rezaba el texto.

Hubo puntos elevados, como plataforma de dragqueen. Precisamente, el ingreso de las piernas infinitas de los drags arrancaron los primeros aplausos. El ballet aéreo también sumó altura y sensualidad, y el ingreso de los artistas por público rompió con la linealidad del escenario.

Pero sin dudas, el momento más esperado fue la aparición del coréografo y (ahora) mediático Flavio Mendoza, con su performance en aquadance.

Acompañado por una pareja de bailarines, Mendoza exhibió sobre la superficie del agua una gimnasia sensual. Y hasta hipnótica, sostenido por sus brazos tensionados a metros de los espectadores o bien buscando el contacto erótico -artístico, claro está- con sus partenaires.

No por nada, tras el espectáculo, una buena cantidad de féminas lo esperó a la salida. “No me importa que sea homosexual, quiero romperle la boca”, lanzó sin prúrito una morocha enfundada en hotpants y tacos aguja, con la camarita de fotos preparada.

Pero también hubo baches. La óptima utilización de las pantallas como soporte visual ante el despliegue de artistas, cayó cuando directamente el escenario se despejó para dar paso a un videoclip de Ricky Martin.

La referencia es válida: el cantante portorriqueño lanzó su autobiografía en 2010 y blanqueó su condición gay. Se trató, claramente, de un homenaje, pero que rompió con la narrativa instalada en el espectáculo, al no contener el elemento artístico humano para graficar y potenciar el mensaje de la canción “Lo mejor de mi vida eres tú”.

La elección

Tania León -20 años, mide 1 metro 64 y estudia peluquería- y Rodrigo Rastrilla -21 años, mide 1,83 y además de ser estilista, estudia inglés- resultaron elegidos como reina y rey de la “Vendimia para todos”. Ambos suceden a Camila Sáez -“Bienvenidos al único puterío del mundo”, arrojó la soberana al presentarse- y Leandro Fiore, elegidos un año atrás en el mismo escenario.

La elección del rey y la reina se realizó simultáneamente, lo que dio cierta dinámica. Pese a que era un momento esperado, la conducción de Daniel Ambrosino y Turca Glamour, más la participación voluntaria de Mendoza, logró momentos divertidos – “hoy, Camila entrega el cetro, espero que sólo entregue eso”, acotó el notero de Intrusos, al presentar a la soberana 2010-, pero también tuvo sus bemoles.

Y es que mientras Rodrigo era ungido por 27 votos, los conductores no aclararon por cuántos Tania se alzaba con el centro y la corona. Una mínima desprolijidad.

Y es que hasta en eso marca cierta diferencia la vendimia gay. No se suscribe al locutor tradicional. Opta por marcar presencia con un referente indiscutido de la comunidad -como es Turca, la primera reina en la historia de esta celebración- e invita para sumar trascendencia a una figura mediática, pero sin ese trainning que tienen los locutores del Teatro Griego.

“Desde siempre quise presentarme en un concurso así y ésta es la primera vez que me animo. Estoy muy orgulloso y durante todo el año voy a dejar lo mejor de mi para representar a la comunidad”, señaló minutos después de la elección, Rodrigo, en un camarín donde la tensión ya había bajado y se sucedían las fotos de rigor.

“Todo el mundo sueña con ser reina. Mis amigos me insistieron para que me presentara este año”, destacó Tania, a su turno.

Tanto Tania como Rodrigo consideran que, pese a ser una provincia tildad de “conservadora”, Mendoza ha vivido una apertura significativa en los últimos años para con la comunidad gay.

“Nunca me costó integrarme”, explicó la reina 2011, para dar cuenta que trabaja en un local comercial de calle 9 de Julio, en el centro de esta capital. “Y mi familia tampoco lo ha sufrido, sino que han aceptado mi condición. No se si por ser reina me aceptarán más, acá la gente viene por la fiesta y por el dj, pero sociabilizar con la gente hace que me acepten más”, reflexionó, entre pedidos de entrevista y flashes.

“Mendoza es una de las provincias que más ha avanzado en este tema. Y esto se lo debemos a los referentes de la comunidad, que es muy grande, como Tito -Bustos, el dueño del pub La Reserva e impulsor de la vendimia gay original- y Turca”, indicó Rodrigo, que reconoció que le señalan frecuentemente su parecido con el acto mendocino Mike Amigorena.

Ambos señalaron que quieren contraer matrimonio -“quién no se ha imaginado entrar de blanco”, suelta Tania, en tanto Rodrigo fue alentado desde el público por su pareja-, pero por el momento lo ven como una posibilidad futura, ahora que cuentan con la ley de matrimonio igualitario.

El interrogante final

El espectáculo trazado por los hermanos Canci ha mejorado ostensiblemente con los años. Ha logrado identidad y trascendencia, incorporándose en el cronograma oficial de los festejos vendimiales.

Sin embargo, todavía hay puntos que subsanar, como mejorar la performance de los conductores o disponer de lugares aptos para la cobertura periodística.

Queda también una interrogante: ¿no es una contradicción que una celebración por la igualdad diferencie dos tipos de públicos distintos, segmentados por el valor de la entrada, que disponga dos filas -una para invitados especiales- y establezca un sector VIP, cuando sobre el escenario se tejen proclamas para la igualdad entre las personas?

Tu comentario

commentario(s)




Etiquetas:

Leave a Comment