Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » Política y activismo » Besada en la Catedral de Málaga en repudio al cardenal Fernando Sebastián

Besada en la Catedral de Málaga en repudio al cardenal Fernando Sebastián

Fuente: EFE, OTR Press

Colectivos de gays y lesbianas se besan ante la catedral de Málaga contra la homofobia de la iglesia y el gobierno.

Colectivos de gays y lesbianas se besan ante la catedral de Málaga contra la homofobia de la iglesia y el gobierno. Foto: Carles Artur Soler

Ante la homofobia del cardenal, besada en la Catedral“. Ese ha sido el grito de guerra que han lanzado medio centenar de personas ayer por la tarde para protestar por las declaraciones del nuevo cardenal español Fernando Sebastián, en las que afirmó que “la homosexualidad es una deficiente sexualidad que se puede normalizar con tratamiento”.

La protesta se ha desarrollado en plena calle ante el Palacio Episcopal y la Catedral de Málaga y una portavoz ha asegurado a EFE que “ya está bien, no solo por la Iglesia, sino también por el Gobierno de criminalizar otros tipos de sexualidad o de parejas” y que no tolerarán “ningún tipo de comportamiento homófobo ni patriarcal”.

Carlos López es una de las personas que se han concentrado frente a la Catedral. Se ha mostrado indignado por las palabras de Sebastián y ha insistido en que estas afirmaciones son “un acto de irresponsabilidad por parte de alguien que se considera ministro de una institución que promueve aspectos como el amor y la convivencia”.

Encaramados a la valla que protege el edificio histórico, las personas que se han dado cita han comenzado a besarse en señal de protesta. Atenea Guerrero, que pertenece al Bloque Feminista, era una de ellas y ha señalado que “había que responder a esta agresión” del cardenal.

Los curiosos que pasaban por la zona, de forma improvisada, han ido mostrando su apoyo a los colectivos. “Si ha dicho eso, a mí me parece que el cardenal tiene un problema”, ha indicado uno de ellos.

Alba Cabrera, que también ha acudido a la concentración, ha destacado el hecho de protestar contra Sebastián con un beso. “Es una forma simbólica de lucha”, ha precisado. Aún así, ha apuntado que “mucha más gente debería haberse movilizado y haber venido a la movilización”.

El acto ha acabado con un sonoro aplauso y gritos en contra de las palabras del cardenal. Además, la mayoría de los participantes han pedido a Sebastián que rectifique sus afirmaciones. El resto piensa que ni merece la pena solicitarlo.

 

Otras voces en contra de Sebastián

Por su parte, el consejero de Justicia e Interior de la Junta de Andalucía, Emilio de Llera, ha calificado hoy como un “desacierto” las declaraciones de Sebastián acerca de la homosexualidad.

Al ser preguntado por los periodistas por la denuncia de la Confederación Española de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales (Colegas) ante esas declaraciones, el titular andaluz de Justicia ha asegurado en Málaga que “decir que los cambios de orientación sexual son un transtorno mental supone no saber nada de psiquiatría“.

“Ningún científico de la psiquiatría lo suscribiría, pero la Iglesia tiene sus propios cánones“, ha añadido, tras precisar que él no comparte que eso sea así y que “basta asomarse a la literatura científica de la psiquiatría para saber que la homosexualidad no es ningún trastorno mental ni ninguna deficiencia“.

Por otro lado, el periodista, escritor y profesor universitario Isaías Lafuente publicó una columna titulada “Al papa le sale un cardenal” publicada en OTR Press en la cual critica la elección de Sebastián por parte del papa Francisco.

“Hace unos meses, el papa se preguntó quién era él para juzgar a un homosexual, uno de tantos fogonazos con los que Francisco ha proyectado su convicción de que la Iglesia tiene que adoptar una nueva mirada sobre sus viejas obsesiones. Pero siempre los hay más papistas que el papa. El cardenal electo Fernando Sebastián ha declarado que la homosexualidad es una ‘deficiencia’ que se puede normalizar con tratamiento; como la hipertensión que él padece, subrayó.

Siempre que escuchamos cosas así nos preguntamos lo mismo, si no había en la Iglesia española otro merecedor de alcanzar la dignidad de cardenal, en el sincero convencimiento de que debe de haberlos excelentes. No sabemos si el papa reprobará lo dicho por su elegido, él sabrá. Lo que sorprende es que ningún representante del gobierno haya dicho nada sobre el asunto.

¿Qué habría pasado si un representante público español hubiera dicho que la fe es una enfermedad, o que imponer el celibato a los religiosos es una deficiencia no legítima, o que las monjas y los curas no tienen hijos para disfrutar más de su peculiar vida? No tengo ninguna duda de que habría recibido cumplida respuesta. Por eso, más que la voz del cardenal me indigna el silencio de mis representantes. Eso sí que es una deficiencia como una catedral”.

Tu comentario

commentario(s)




Etiquetas:

Leave a Comment