Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » .resaltado » Los putos de Néstor y Cristina

Los putos de Néstor y Cristina

Por Gustavo Pecoraro – (SentidoG.com)

Entrevista a la Agrupacion Nacional Putos Peronistas

Putos Peronistas en la Marcha del Orgullo

Lo primero que me aclaran Rodolfo Serio y César Augusto, de Putos Peronistas, es la diferencia que hay entre los sectores de la diversidad de
partidos políticos, como por ejemplo la Secretaría de Diversidad del Partido
Socialista, y ellos “nosotros no somos un sector de diversidad de un partido político sino una agrupación política de la diversidad con una
firme convicción política peronista; pero no somos parte orgánica ni del
PJ ni del Frente para la Victoria.”

¿El punto de encuentro es la identidad sexual o la convicción polítca?
R S– Los dos ejes son importantes y ninguno de los dos es renunciable o
prescindible. Lo que observamos es que hay organizaciones de la diversidad que no contempla el aspecto político, autodenominándose apolíticas o apartidarias, y que nosotros teníamos un conjunto de identidades que no estaban del todo representados solamente en un partido ni en organizaciones de la diversidad.
Los Putos Peronistas reúnen dos identidades bien fuertes que son, por un
lado, ser puto, torta y trava; y por el otro, ser peronista.

¿Quizás el nombre Putos Peronistas haya quedado un tanto corto,
entonces?

C A– Los que formamos Putos Peronistas venimos del interior de Argentina.
Para nosotros eso no es casual, porque vivir en el interior es muy duro,
donde no existen la Federación ni a CHA, o dónde sí existe y el trabajo es
muy complicado de hacer.
No es casual que estemos en Putos Peronistas; es la consecuencia de un
camino personal.
La naturalidad con que alguna cuestiones de la diversidad empiezan a ser
abordadas en algunos sectores donde hacemos trabajo de base, lo confirma.
Nos damos cuenta – en nuestro trabajo en La Matanza, por ejemplo- que
somos todos morochos, que la pasamos más o menos bien o más o menos
mal, pero que hay una solidaridad de clase que permite que esas cuestiones
se vean desde otro lugar.
Putos Peronistas surgió en su momento con la frase “En la Matanza no hay
CHA ni Federación” y habla de que a veces el discurso de las organizaciones
de la diversidad funciona muy bien en sectores medios pero no da respuesta
a las necesidades de los sectores populares; a veces nos impresiona que
sacar una bandera de putos peronistas cause más alarma en Palermo que en
Gonzalez Catán. Tal vez por eso Putos Peronistas sale a ser, un poco, la voz de esos sectores populares.

R S – La palabra Putos viene de apropiarnos de un insulto con el que seríamos señalados, y decir: ¡Miren, ya no nos molesta que nos digan Puto! La discusión pasa para otro lado, porque esa herramienta de discriminación
queda automáticamente inhabilitada.

¿Son más putos que peronistas o más peronistas que putos?
C A – Va de la mano. Es algo que no podemos separar. No nos interesa que
nos saquen el mote ni de putos ni de peronistas, porque somos las dos cosas
a la vez, y tratamos de que eso se vea reflejado en el trabajo que estamos
haciendo.
R S – Por un lado nos sentimos como en la misión de politizar un poco la
diversidad. Que se entienda que sin un discurso político y sin respuestas
políticas, los reclamos de la diversidad nunca van a tener lugar. Si no existe
una voluntad política de dar curso a las necesidades de los sectores de la
diversidad, no habrá soluciones. Y esas soluciones son siempre políticas.
Por otro lado también tenemos una suerte de deber histórico con el
Peronismo y con la política en sí que durante muchos años no tuvo presente
los reclamos de la diversidad, tal vez porque no los conocía o por ignorancia.

O sea, ¿desde la ideología a la sociedad, y desde la diversidad hacia
dentro del Movimiento Peronista?

R S – Lo importante de ser Putos Peronistas es reunir y no dejar de lado
ninguna identidad.
Nosotros hacemos trabajo de base y nos definimos como una agrupación
política y que es parte de un movimiento político muy amplio -que es el
Peronismo- en el cual interactuamos con muchos sectores sociales.
Putos Peronistas no es un hecho aislado, es parte de un proceso que se
inició en 2003 con la llegada al gobierno de Néstor Kirchner, y creemos
que la sociedad maduró, y que ese espacio, ese debate, la diversidad pudo
empezar a ver al Estado no como un enemigo -como lo fue en los 90 con el
neoliberalismo de Menem-. Hoy por hoy el Estado es el principal aliado para
sumar voluntades para reclamos como la Ley de Identidad de Género, o de la
Ley de Matrimonio Igualitario.

C A – En los 80 y los 90 las luchas y las reivindicaciones eran otras. Creemos
que hoy por hoy en el 2010 estamos en condiciones de empezar a pelear
este tipo de cosas.

R S – Nosotros participamos del mismo modo de acciones de la diversidad,
como también estamos presentes en debates como la Ley de Medios, o
dando nuestro apoyo al gobierno nacional en el debate de la resolución 125.

¿Pero podríamos decir que el Partido Justicialista sigue y siguió siendo gobierno desde Menem hasta ahora cuando…
R S – A ver…partís de un error conceptual.
Separemos partido, que es el PJ, de lo que es el Movimiento Nacional
Peronista. El MNP es muy amplio e incluye sectores de la izquierda, y de
derecha. Incluye también lo que el propio peronismo define como el enemigo interno. Lo que hizo el señor Menem durante muchos años fue utilizar la simbología peronista para meter por la ventana un montón de conceptos que están por fuera del Peronismo y que se corresponde con el Neoliberalismo dictado desde el FMI, Banco Mundial, etc.

En ese sentido, por supuesto que el Peronismo tiene que hacer una
autocrítica en relación a no identificar a tiempo sus enemigos internos.
Pero los matices y la diferencia con la administración actual para cualquier
persona que realmente sea sensata, saltan a la vista.
Hoy no se trata de achicar el Estado ni de seguir los dictámenes de las
organizaciones mundiales de crédito, sino fortalecer el Estado como el
espacio donde se toman las decisiones de cómo se regula la vida política del
país, y una muestra muy fuerte de esto es la Ley de Matrimonio Igualitario
donde el Estado decidió que era él el que iba a legislar qué significaba
matrimonio civil para el Estado y para la mayoría de los ciudadanos, y no
permitió que una corporación como la religiosa interfiriera en el Ley.

¿Qué lugar ocupa PP en la Comunidad LGTB?
R S – El rol de las organizaciones, como ONG, durante mucho tiempo
fue primordial y necesario porque el Estado se había ausentado de dar
un montón de debates y los reclamos de la sociedad civil eran los únicos
que ponían en la agenda pública, las necesidades de la diversidad.
Creemos que el lugar como ONG, a nosotros como militantes políticos nos
queda chico.
Nosotros hacemos mucho trabajo de base, fundamentalmente con las
compañeras travestis, que es sector más discriminado de la comunidad.
Por eso es tan importante debatir y dar la batalla por la Ley de Identidad de
Género, hay que dar la batalla para que esta ley tenga apoyo popular y se
sepa de qué estamos hablando. No es sólo un trámite parlamentario, sino
que conlleva un cambio de conciencia y cultura.
En estos momentos laburamos con las chicas en Costanera, en Once, en
Constitución, en Palermo y en Flores.
En Putos Peronistas existen dos realidades, una la de la militancia que
emigró del conurbano y vive en capital, Y por otro lado los que viven en
conurbano y viven allí.

C A – Creo que por ejemplo, la CHA, fue muy valorable en el contexto donde
adquirió la visibilidad. En los 90 la imagen de Carlos Jáuregui a nosotros
también nos llenó…

R S – …sí, porque inauguraban la militancia política tal vez no desde el lugar
que lo hacemos nosotros, pero desde un lugar muy loable al fin.
Por otro lado hay organizaciones como la Federación que llevaron adelante el reclamo de Matrimonio Igualitario y que gracias a ella tenemos la Ley.
Lo que nosotros decimos, es que solas, en si mismas, sin una voluntad
política detrás, sin un compromiso político de otras esferas de la sociedad, no llegarían a nada.
Por ejemplo en el caso del Matrimonio Igualitario, si no hubiese existido un
Poder Ejecutivo dispuesto a dar impulso a la Ley y articulando con un Poder
Legislativo que tuvo que sortear un montón de obstáculos, no hubieran
podido hacer demasiado.
La derecha hace política y creemos que la única forma de contrarrestar eso
es desde la política.

No me queda claro ¿estás diciendo que las organizaciones sociales se están viendo superadas si no se alían con los partidos políticos?.
R S – No sé ni siquiera si necesitan aliarse. Digo que deben actualizar su
discurso al momento actual en el cual es lo político lo que da respuesta a las
construcciones.

Pero, ¿no les parece que es mucho más valioso que las organizaciones LGTB se muevan más apartidariamente?
C A – De echo en la Federación a mucha gente del Partido Socialista.

R S– En estos momentos las organizaciones no son puras en términos
políticos sino que hay muchas personas que se sienten identificadas con la
Federación o con la CHA que también tiene algún filiación o simpatía política.
Desconocer esta realidad es seguir postergando las discusiones políticas con
un discurso de politización falso. Que en la práctica todas las organizaciones
hacen política y eligen estrategias para llevar a cabo sus reclamos.

¿Qué opinión tiene sobre los candidatos LGTB en las próximas
elecciones?

C A – Volvemos a lo mismo. Todo es parte de un proceso. Hace 20 años no
había debate sobre la diversidad. Era complicado. Creo que son cosas que
se dan. No creo en realidad que haga la diferencia que sea trans o gay o
lesbiana a nivel discurso. A nosotros nos interesa pero a nivel político.
R S – Si el candidato es Roberto Piazza que va a pedir mano dura desde un
lugar de bondad de lo gay, no nos interesa.
Muchas veces fue un referente que hemos tenido que escuchar defendiendo
la ley de Matrimonio Igualitario y al que hubiéramos preferido no escuchar
con reclamos que nada tienen que ver con la sensibilidad social y sí más
cerca del “a estos negros hay que matarlos a todos”.
En ese sentido la calidad de un candidato político no viene definida solo con
su pertenencia a la comunidad LGTB.

¿Y si fuera María Rachid?
R S – Sinceramente la agrupación no tiene ninguna posición tomada.

¿Saben que en 1974 el Frente de Liberación Homosexual (FLH)
fue echado de la Plaza de Mayo al grito de “no somos putos,
no somos faloperos, somos soldados de FAR y Montoneros”?

R S – Esa es una frase muy triste que se adjudica el peronismo de derecha,
y precisamente si esa frase existió es porque en ese momento el FLH estaba
manteniendo una relación con sectores del peronismo de izquierda a los
cuales acusaban de homosexuales. Está claro que el momento histórico y
social era completamente distinto que el de ahora, y que en todo caso hay
un peronismo de derecha que sigue pensando eso encarnado en Duhalde
y Negre de Alonso, y hay otro peronismo que en ese momento no tuvo
recelos de juntarse con el FLH, como hoy no tiene recelos de juntarse con
Putos Peronistas, y que como hizo el senador Picheto -aún su condición de
católico- ha hecho una defensa muy encendida del Matrimonio Igualitario.

Tu comentario

commentario(s)




Etiquetas:

Leave a Comment