Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » .resaltado » Cyndi cantó el blues como ninguna en el Gran Rex

Cyndi cantó el blues como ninguna en el Gran Rex

Por Esteban Rico – Buenos Aires (SentidoG.com)

A todos los méritos que con justicia se le adjudican a Cyndi Lauper, podemos ahora agregarle uno más: haber hecho que los gays escucharan un disco de blues de principio a fin.

Cyndi Lauper en Buenos Aires

 

En su tercera visita a nuestro país (y no segunda, como indicaba el programa), la cantante norteamericana hizo bailar al teatro Gran Rex al ritmo de esta música nacida en Missisipi a principios del siglo XX. Minutos antes de las 10 de la noche, la neoyorquina hizo su aparición en el escenario ante gritos, vitoreos y aplausos de sus fans, quienes la emocionaron hasta las lágrimas con nuestro clásico “Olé, olé, olé, olé…Cyndi, Cyndi”.

La vocalista, en un rústico castellano, bromeó acerca de los celos de su marido ante este cántico de parte de sus admiradores argentinos.

El show comenzó con “Just Your Fool”, la canción que abre su álbum “Memphis Blues”, con la cual Cyndi demostró que sus cuerdas vocales permanecen intactas. Le siguió “Shattered Dreams” del mismo CD.

Vestida con un conjunto oscuro de cuero sintético y con su clásica melena rubia recogida y desprolija, la vocalista arremetió con el primer clásico de la noche; una versión bluesirockera de “She Bop”, su oda a la masturbación del álbum “She’s so Unusual”. El resto del repertorio se repartió entre los clásicos del blues de su último trabajo discográfico y sus temas más conocidos como “Change of Heart”, “The Goonies ‘R’ Good Enough” y “Time After Time”. Este último y la bellísima balada “All Through the Night” fueron interpretados por Cyndi al mando del dulcimer, un instrumento de cuerdas oriundo de la región de los Apalaches que la cantante viene utilizando en sus shows desde hace unos años.

A pesar de que se la pudo ver toser fuera de micrófono durante gran parte de la noche, el registro vocal de Lauper sigue impresionando. Y a diferencia de la mayoría de sus contemporáneas, no necesita apelar a pre-grabaciones o playback en las partes más exigentes de sus canciones (¿me oyeron Madonna/ Kylie/ Mariah/ Beyonce/ Britney/ Christina/ Celine?).

Además de su banda conformada por los tecladistas Stephen Gaboury y Archie Turner, el bajista William Wittman, el guitarrista Willie Toles, el baterista Stephen Potts y la percusionista brasileña Lan Lan, Cyndi estuvo acompañada en un par de canciones por un acordeonista argentino al que ella presentó como “Micho”. El músico protagonizó uno de los momentos más divertidos de la noche cuando intentó hacer que la cantante repitiera la palabra “Dolores”, su ciudad natal.

Su show mas intimo que recorre Latinoamerica

 

Como era de esperarse, el 90% por ciento del público eran hombres gays, muchos de ellos mayores de 40 y otros bastante más jóvenes, pero no por eso menos vistosos. Lauper no pudo cumplir con su rutina de internarse entre sus fans, ya que estos coparon los pasillos del teatro apenas comenzó el show. Sin embargo, la cantante recorrió esa suerte de brazos que rodean las paredes del Gran Rex hasta llegar a las butacas del Super Pullman, donde la gente corrió a tocarla y tomarle fotografías.

El infaltable “Girls Just Wanna Have Fun” tuvo una intro bluesera que dio pié a una versión más clásica de la canción que fue coreada por toda la audiencia. El cierre del show fue, como siempre lo suele ser en sus recitales, con su himno a la igualdad “True Colors”, el cual Cyndi dedicó al pueblo de Libia, actualmente en medio de una revolución social. Sorprendió la falta de mención a nuestro recientemente aprobado matrimonio gay, una de las luchas personales de la cantante, abanderada del activismo LGBT.

En una hora y media de show, Cyndi Lauper demostró por qué, a pesar de haber resignado una carrera de fama, tabloides y escándalos, aún sigue siendo una de las cantantes más celebradas del planeta.

Tu comentario

commentario(s)




Etiquetas:

Leave a Comment