Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » Latinoamérica » Argentina » La Corte reconoció derecho a pensión para viudo homosexual

La Corte reconoció derecho a pensión para viudo homosexual

Buenos Aires – (Telam)

Se le otorgó a un hombre tras la muerte de su concubino, con quien entre 1955 y 1996 conformó una “pareja amorosa, con convivencia pública, permanencia, fidelidad y asistencia mutua”, señaló en su fallo el máximo tribunal

La Corte Suprema de Justicia reconoció el “derecho a pensión” a un hombre tras la muerte de su concubino, con quien entre 1955 y 1996 conformó una “pareja amorosa, con convivencia pública, permanencia, fidelidad y asistencia mutua”, compartiendo “desde las tareas hogareñas hasta los ingresos que ambos tenían”.

El máximo tribunal señaló, además, que ambos miembros de la pareja se habían “instituido mutuamente como herederos únicos y universales mediante escritura pública”.

La prestación, que había sido denegada por la ANSeS, fue rechazada tanto en primera instancia por la Sala III de la Cámara Federal de la Seguridad Social, argumentando que dicha relación, por tratarse de personas del mismo sexo, era ajena a la “convivencia pública en aparente matrimonio” prevista en el artículo 53 de la ley 24.241, y, por el otro, a que esta última norma no era inconstitucional.

La Corte tomó en consideración que, según su reiterada jurisprudencia, la seguridad social tiene como finalidad esencial cubrir “contingencias sociales” o, más precisamente, “asegurar lo necesario a las personas que las sufren”.

El máximo tribunal sostuvo que el régimen legal de pensiones no puede dejar de comprender situaciones como la de la persona sobreviviente que mantuvo con la beneficiaria fallecida una relación que, por sus características, “revelaba lazos concretos y continuos de dependencia económica de la primera respecto de la segunda y de índole recíproca o mutua”.

La Corte subrayó que la naturaleza “sustitutiva” de determinadas prestaciones de la seguridad social, que “debe exhibir la amplitud necesaria para abarcar los nexos de solidaridad y asistencia que, de modo concreto y continuo, establecen las personas humanas entre sí para satisfacer regularmente las necesidades materiales de la vida, y cuya extinción, por causa de la muerte de la beneficiaria, produce a la supérstite una afectación económica desfavorable para seguir afrontando dichas necesidades, derivada de la pérdida de los ingresos provenientes del causante”.

Tu comentario

commentario(s)




Etiquetas:

Leave a Comment