Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » .resaltado » Mason Wyler y la doble moral del porno gay

Mason Wyler y la doble moral del porno gay

Los Angeles – (SentidoG.com)

Productoras de porno gay se niegan a contratar a Mason Wyler

Hace un mes, el actor Mason Wyler publicaba en su blog personal un inquietante “certificado de defunción”, en el cual se declaraba muerto como estrella del porno, debido a que ningún estudio quiere ya contratarlo. ¿La razón? Wyler había hecho público hace casi un año atrás que era seropositivo.

“He contactado a todos y cada uno de los estudios que conozco y no he obtenido ninguna respuesta”, cuenta Wyler. “Ya nadie está interesado en mí, y yo no tengo el conocimiento o el capital para iniciar mi propio estudio. Es hora de enfrentarlo y seguir adelante”.

El actor está desempleado desde el 1° de junio, cuando expiró su contrato con los estudios Next Door, luego de tres años de trabajo. Sin embargo, su derrotero comenzó mucho antes. En agosto de 2010, Wyler ya confiaba sus temores a la revista Advocate: “Mi carrera se está frenando. He trabajado para casi todos los estudios, he filmado alrededor de 300 escenas, pero ya no recibo tantos e-mails y llamados telefónicos. Mi carrera está llegando a su fin y voy a tener que buscar algo más que hacer”.

Se sabe. En la industria del porno gay hay actores y modelos con VIH que, aún así, continúan trabajando. Pero también es cierto que ninguno de ellos ha capturado la atención de las noticias como el caso de Mason Wyler. “Soy el rostro del VIH en la industria del porno gay”, ha declarado el actor, para quien la exposición pública de su condición ha terminado jugándole en contra.

Sin embargo, en el ambiente se dice que las razones de su falta de trabajo se deben más bien a su comportamiento. Cuando Wyler anunció que era seropositivo, los estudios Next Door confirmaron que seguirían trabajando con él, siempre y cuando accediera a filmar escenas solo, es decir, sin interacción con otros actores. Unos meses más tarde, Wyler filmaba para RawFuckClub.com una escena de barebacking, a partir de la cual se lo promocionó como “VIH+ bareback performer”. A partir de entonces, la condena de la industria hacia el actor sería irreversible.

Wyler alega que lo hizo porque, a pesar de las condiciones de Next Door, no había recibido ninguna oferta de trabajo concreta durante los últimos meses, ni de ellos ni de ninguno de los grandes estudios que defienden el “sexo seguro”. Las únicas propuestas que le llegaron fueron de productores que se especializan en barebacking.

La hipocresía del Barebacking

¿Pero qué es lo que indignó tanto a la industria del porno gay, en el caso de Mason Wyler? ¿Su barebacking, su VIH o la exposición pública de su historia? ¿Realmente los grandes estudios son tan estrictos en sus sets?

En marzo de este año, el actor Jack Ryan publicaba en Twitter su versión de otro escándalo ocurrido en 2008. En aquel entonces Ryan rompió un acuerdo de exclusividad con Raging Stallion Studios para filmar escenas de barebacking, cuando tomó conciencia del riesgo al que estaba sometiendo a su salud. El actor reconoce que, en un principio, había accedido por dinero: “Me ofrecieron el doble de la tarifa habitual. Son varios miles de dólares por una escena de dos horas”.

Bel Ami es otro de los grandes estudios que a partir de 2009 comenzó a filmar barebacking, aunque bajo la denominación “condom free”, en la misma época en que otros sellos, como Eurocreme, suspendían este tipo de escenas por los riesgos potenciales para la salud de sus actores.

En su momento, el productor George Duroy, de los estudios Bel Ami, intentó justificar el barebacking, explicando que sus actores estaban testeados y eran “negativos”. Duroy ha llegado incluso a afirmar que este tipo de producciones son las únicas que le garantizan a su productora una adecuada difusión en los medios de comunicación especializados.

Tu comentario

commentario(s)




Etiquetas:

Leave a Comment