Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » .resaltado » Miradas opuestas al “maratón gay” de Tinelli

Miradas opuestas al “maratón gay” de Tinelli

Cordoba – (La Voz del Interior)

Dos opiniones sobre la nueva “sección” que Marcelo Tinelli sumó a “ShowMatch”.

La maraton gay de Showmatch sigue generando debates

En contra: Un ritual despectivo y denigrante
Por Germán Arrascaeta

Consciente de que quedaba entre intolerante y maniqueísta, Marcelo Tinelli cambió la denominación de “Maratón gay” por “Carrera de tacos”. Tarde, su homofobia despectiva ya se había manifestado en su engañoso festival por la inclusión que, en rigor, es un terremoto de golpes bajos. De mediáticas escandalosas, amputados, participantes con síndrome de down y “trolos” se compone la ensalada del dale que va, del ritual que desdibuja todo tipo de límites.

Lo más triste del caso es que su apuesta por las singularidades festivas de la comunidad homosexual resulta de una necesidad circunstancial, no de una convicción. Ganarle en el rating a Graduados desvela al zar televisivo, poco acostumbrado a remar desde la derrota. Y hace cualquiera en sus ansias desesperadas de recuperar la punta. Se calza tacos, se pone pelucas, invita en un guiño aparente a Flavio Mendoza y Aníbal Pachano y se predispone a desarrollar su carrera de obstáculos montado en tacones lejanos, dignos del Bowie circa Ziggy Stardust.

Todo, claro, lo hace después de obligar a algunos hetero a que se ridiculicen, como si fuera un tormento participar de la celebración. En este punto fue oportuna la carta abierta de la Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans: “Entendemos que con una fiesta de maratón gay nos reímos todos, pero cuando esto es sistemático, se denigra al colectivo, hay una sola mirada, como si la diversidad sólo es los tacos y la peluca. Cuando se toma como un castigo ponerse los tacos y la peluca, consideramos que no contribuye para nada en un programa masivo a un clima en la sociedad a la inclusión que se vive en el país”. Clarísimo.

A favor: Todos juegan
Por Rodrigo Rojas

Antes de comenzar hay que dejar claro que no hay forma de discriminación que pueda justificarse. Ningún tipo de agravio, desde donde sea que se dispare debe ser celebrado. Si estamos de acuerdo en esto, podemos permitirnos pensar cuáles pueden ser las intenciones de Marcelo Tinelli con su maratón de tacos. Es sabido que en la tiranía del minuto a minuto, el rating es rey y de eso se trata. Tinelli ensayó y profundizó una humorada que le trajo tantos puntos de rating como aire necesario para pelear con Graduados, que se ha convertido en algo más que una sombra molesta. ¿Excesivo? seguramente. ¿Desubicado al tildarla de “maratón gay” y así reducir a un grosero estereotipo a la comunidad homosexual? Totalmente de acuerdo. Pero también es cierto que la televisión desde que era caja boba (y no ya Smart TV) se ha encargado de ridiculizar a los homosexuales sin que nadie alzara la voz. Rápidamente vienen a la memoria Mario Sánchez o Fabián Gianola.

En este juego ridículo (como su análisis) que plantea Tinelli, él mismo se pone al frente y es el primero que juega a correr con tacos aguja y peluca, y precisamente él mismo se ocupa de ridiculizar a los exponentes más conservadores y machistas del programa. Así, impone su voluntad y disfruta de ver desfilar a un Tito Esperanza, a uno de los cuchilleros guardaespaldas de los hermanos Báez o a un Navarrete.

Luego de la primera emisión, Tinelli escuchó las voces de protesta y le bajó un cambio al asunto. Está claro que jugó al límite y que posiblemente se haya pasado de la raya. Tan claro como que lo más sencillo del mundo es pegarle a Tinelli. Y que el espectador tiene el poder del control remoto.

Tu comentario

commentario(s)




Etiquetas:

Leave a Comment