Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » Suplementos » Cultura Queer » “Vivir en el cuerpo equivocado”

“Vivir en el cuerpo equivocado”

Fuente: Proceso

Sobre la disforia de género y el complejo entramado de sus protagonistas.

Sobre la disforia de género y la compleja realidad de las personas trans, en México y en el mundo.

(Monterrey) ¿Qué hacer cuando un hombre quisiera habitar el cuerpo de una mujer? ¿Cómo superar el dolor de saberse irremediablemente diferente?, son las preguntas a las que el periodista Juan Pablo Proal busca dar respuesta en su libro Vivir en el cuerpo equivocado.

El padecimiento, aclara el reportero de la revista Proceso, se llama disforia de género y se refiere a las personas que poseen un sexo diferente al que quisieran tener.

El libro, editado por la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL), representa un esfuerzo periodístico con vena literaria para explicar el fenómeno médico, biológico y psicológico, así como una tribuna para dar cuenta de los pormenores de lo que pasa en los quirófanos, en voz de cirujanos y protagonistas de esta literal agonía en vida.

En entrevista, el comunicador poblano de 30 años, expone la historia de Mario y Diana, transgéneros y enamorados, quienes representan un caso singular de los miles que hay en México y el mundo. Se trata de la primera pareja transexual que contrae matrimonio en nuestro país. Proal describe así esta insospechada relación: “Mario y Diana no pueden gozar una penetración normal, como pasa en cualquier otra pareja. Primero porque él no tiene pene y, segundo, porque ella se quitó el suyo”.

El autor explica que uno de los aspectos más dramáticos de este fenómeno social es la falta de dinero de las personas que no quieren seguir siendo varones o mujeres, pues para cambiar de sexo requieren una operación quirúrgica que está cercana a los 500 mil pesos [moneda mexicana], una suma prohibitiva para prácticamente todos los aspirantes.

En este proceso, de acuerdo con la formalidad, los médicos primero recetan hormonas que modifican paulatinamente el cuerpo. A los candidatos se les sugiere vestir con la ropa del género al que aspiran a transformarse y, posteriormente, luego de dos o tres años, pueden decidirse por la operación.

En el primer capítulo del libro, referente a la discriminación, se hace un recuento de los pasajes traumáticos por la que atraviesan los pacientes, prácticamente desde que tienen uso de razón. “Su historia de discriminación es de toda la vida. Los primeros discriminadores son los padres. Creen que sus niños son putitos, gays. Esto surge en muchas ocasiones desde el kínder. Los chicos saben que van al baño equivocado, que les gusta jugar con muñecas, o a las niñas les gustan los juegos rudos”, señala.

 

Drama secreto

Vivir en el cuerpo equivocado fue presentado en el mes de marzo, en el marco de la Feria del Libro de la UANL por el escritor y activista Joaquín Hurtado y por el padre Adolfo Huerta Alemán, conocido como padre Gofo.

En presencia del autor y ante unos 50 estudiantes reunidos en el espacio del Café Literario, en la explanada de rectoría, Hurtado remarcó cómo el texto ayuda a hacer visible el drama de los transexuales, quienes luchan a diario contra el aislamiento social.

“En el primer capítulo, el libro va al meollo del silencioso drama que los y las trans enfrentan en sus existencias cotidianas. El drama empieza en la infancia, se vuelve un caos en la adolescencia y se convierte en tortura en la edad adulta”, mencionó el escritor.

Hurtado reconoció a la UANL por atreverse a publicar una obra como la de Proal Mantilla, que abre el debate para un tema que aún es tabú en el país: “Es muy encomiable la publicación de Juan Pablo, pero lo es mucho más que lo haya hecho nuestra universidad y, si no estoy mal, creo que es la primera publicación respecto del tema que sigue siendo tabú. Saludo al autor y a la editorial de la Universidad”, dijo el escritor.

Por su parte, el padre Gofo apuntó: “El autor dice que nadie elige ser mujer ni hombre, simplemente hay una bomba biológica en el feto que determina el rol sexual y en la sociedad. Yo le agregaría que lo que determina qué es lo femenino y lo masculino es también la cultura, cómo nos educan o en qué secta nazcas, católico, mahometano, budista. Muchas veces lo cultural determina nuestro hacer y actuar en la sociedad”.

Tu comentario

commentario(s)




Etiquetas:

Leave a Comment